La Transición (otra)

22. marzo 2012 | Por | Categoria: Magazine, Opinión, Sin fecha de caducidad

Yo, que viví la transición, la verdadera, en primera persona, la recuerdo como un tiempo de Libertad, de retirada de cortinas y apertura de ventanas, de cambios drásticos, valientes e incluso arriesgados, a pesar de las dificultades.

Grosso modo.

Ahora, resulta que Rajoy, como es el presidente del Gobierno, se permite el lujo de afirmar que España está “en transición hacia un tiempo nuevo”.

Y no digo que no, pero el uso de la palabra transición en España debería ir siempre precedido de un momento de reflexión, más que nada por el respeto que merece.

Y no digo que no, repito, estemos en un nuevo periodo de transición, sobre todo cuando en un solo día, en un solo rato y en un solo periódico impreso, me encuentro cosicas como las que a continuación cuento.

Gallardón, Ministro de Justicia, nada menos, dice que apoya la reapertura de la investigación del 11-M.

Pues vale, pues no digo que no tenga derecho a pensar lo que le dé la gana, pero da pena que el ascua se acerque cada día más a los paranoicos de la conspiración que parecen pretender dar la vuelta a la Justicia para empezar por una sentencia, la suya por supuesto, y buscar luego los fundamentos jurídicos, los hechos probados y todo ese tinglao.

Lástima.

Julián Muñoz, no sé si más exalcalde o más exnovio, dice que nunca recibió dinero de Roca, pero tampoco sé si se refiere al señor de los cuartos de baño, aunque solo sea para no mentir porque, diga lo que diga, lo recibiera de quien lo recibiera, ¿es posible que alguien crea que no se llevó la pasta a bolsas llenas?

Otra lástima.

Camps, que de haber sido monarca podría haber recibido el apelativo de “el elegante”, se siente “más preparado que nunca para ser presidente”, y tampoco diré que no a esto porque tal como va el partido, eso de hacer travesurillas y que no te pillen debe aportar un plus de calidad política.

En fin.

Los hay que sí los pillan y que hasta cantan por bulerías, como el señor ese que conducía el coche que transportaba al tal Guerrero, un tipo que, siempre según el cantante, se cepillaba 25.000 euros públicos (más de 4 millones de pesetas) mensuales en cocaína, que digo yo que los caños de su nariz tenían que tener el diámetro del Túnel del Somport.

En fin, qué lástima.

Otros se sorprenden de que la sentencia que esperaban resulte ser condenatoria como la de Jaume Matas, otro presidente pero de los que acaban pillados, al menos de momento, que ya veremos.

Sorprendido estaba su abogado, con lo que se lo había currado, pero no parecen tan sorprendidos en el ex partido del ex presidente porque les ha faltado tiempo para recordarnos a los mortales que ese señor ya no es militante de esa formación política y santaspascuas, “pío, pío,… que yo no he sío”.

Lástima, en fin, qué lástima.

De todos modos, pensando, pensando… pío, pío,… pero que la Fiscalía se opone a que Matas entre en la cárcel a pesar de que la condena alcanza el triple de la que exime de entrar en prisión, o sea, que le han caído nada menos que 6 añicos de prisión, eso sí, el baranda del fiscal está convencido perdido de que no hay riesgo alguno de que el bueno de Jaume se las pire. Igual es que no tiene perricas.

Pero cuánta lástima, madre mía.

Con estos ejemplos y tantos otros, urdangarines y no urdangarines, no me extraña que Rajoy se haya dado cuenta de que España está en plena transición. Lo que no tengo tan claro es si la ve como yo la veo.

 

Tags: ,

Comentarios cerrados