La verdad de San Rajoy, el santo

28. marzo 2012 | Por | Categoria: El ojo atípico, Magazine, Opinión

Mariano Rajoy no es un cordero, sino un manojo de pensamiento lacio y caído tal que moco de pavo desvaído y un carácter fuerte parejo al pellejo de breva envuelto en piel sintética de cordero, que es lo que le lleva a la santidad y, como consecuencia, a que lo que sale de sus labios sea la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad: España no puede quedarse quieta y ser lo que era hace treinta años, acaba de afirmar San Rajoy después del sartenazo electoral que le acaban de dar los andaluces en la frente, porque la primera siempre es en la frente.

No ha aclarado San Rajoy la cosa que pueda ser esa España que no puede estarse quieta ni retroceder, porque otras de las santas características de San Rajoy es que cuando habla, no se sabe si sube, baja, tira a la derecha o tira a la derecha, por tanto, a nosotros, oh pecadores del pecado, no nos cabe entender por España más que a la gente que trabaja y vive de su trabajo, no al Urdanga yerno del Rey, ni a los jefes o ex jefes del Partido Popular pescados con las manos en el cajón del dinero del caso Gürtel ni al resto de los compañeros del metal jefes que dicen que son del PSOE hasta las cejas de robis-robando, ni por supuesto al Rey, que ni gobierna ni se mete en política ni esto ni lo otro, sólo campechano que campechanamente gasta poco e invierte bien y por eso su fortuna personal crece que te crece que es un primor, incluso en tiempos de crisis.

Hace treinta años que es a donde no podemos regresar, 1982, según San Rajoy, sub reinaba en el Reino del Rey, Felipe González, dilapidador del mayor capital político que jamás tuviera partido político alguno (PSOE), matador oficial de las expectativas Socialistas, porque apuntilló al Socialismo haciendo creer que el Socialismo sólo eran palabras y Socialistas los que tenían cargo público o bagatela expectante. También fue el inventor del contrato basura.

Loado sea San Rajoy que nos prohíbe volver a 1982, que es donde hoy estamos con unas gotitas de empeoramiento material, social y psicológico, gracias a los planteamientos políticos no socialistas iniciados por Felipe González y desarrollados por los diferentes gobiernos que le sucedieron, siendo el jefe de Estado de todos ellos Su Majestad (La Suya, no la mía).

Viva la gracia torera santificada de San Rajoy que nos manda a que no podemos quedarnos quietos, y que es bueno para España que “hagamos lo que tenemos que hacer”.

Lo que ocurre es que “lo que tenemos que hacer” no es precisamente garantizar los beneficios de los bancos mediante la reforma laboral que ha hecho el Rajoy sin santificar, sino justamente lo contrario, es decir, exigir a los bancos que nos devuelvan lo robado, porque Rajoy habla de España, pero España es el que trabaja y vive de su trabajo en España, no el que roba legal o ilegalmente, y se lleva los dineros legal o ilegalmente robados a los paraísos fiscales, por ejemplo, por ejemplo, grandes bancos y Telefónica, por ejemplo de ejemplos.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados