Los deberes, a debate

7. noviembre 2016 | Por | Categoria: Cultura, Cultura y Ocio, Magazine

¿Es adecuado el nivel de deberes que tienen los alumnos aragoneses? ¿Cuánto tiempo deben dedicar a este tipo de tareas fuera de aula? ¿Es hora de cambiar la metodología?. El debate sobre este asunto está servido. Con la comunidad educativa cuestionándolo desde hace tiempo, llega a las Cortes de Aragón, donde se analizará por primera vez.

Esta decisión del Gobierno de Aragón ha sido bien recibida en la comunidad educativa. Desde CSI-F resaltan la importancia de llegar a acuerdos, ya que los deberes no están regulados curricularmente, ni hay un estándar que hable sobre la obligación de mandarlos o hacerlos.

Para muchos padres la finalización de la jornada escolar de sus hijos supone el inicio de la suya, ya que en la mayoría de los casos resulta necesaria su implicación en estas tareas.

El presidente de CSI-F y representante de los docentes, Alfonso Zafra, apunta que la solución pasa por el consenso y que en ningún caso hay que “deslegitimar a los docentes ni a las familias”. “Si un docente manda deberes lo que no hay que hacer, que en alguna campaña se ha observado, es decirles a los niños que no hagan los deberes o lo que dice el profesor pero tampoco al revés”, apunta.

Zafra admite que hay docentes y padres que consideran que es excesivo el número de deberes que se mandan y que piensan que es mejor disminuirlos o no mandarlos directamente. Señala que los niños de tres a diez años “no necesitan un cúmulo de deberes excesivo” sino que las tareas a realizar por las tardes deben ser “más competenciales y motivantes”. Algo que considera como “el futuro pedagógico”. Sin embargo, desde el sindicato no están en contra de que en edades más adultas, en la ESO o Bachillerato, estas tareas periódicas les permitan reforzar lo trabajado en clase y marcar un hábito educativo “que van a tener a lo largo de toda su vida”.

Un proceso progresivo

Si algo está claro es que se trata de un tema que pide cambios. De producirse, los profesores apuestan por hacerlo de una manera progresiva. “Cambiar cualquier condición laboral y educativa del todo a la nada nunca es positivo, hay que llevar siempre un progreso”, asegura Zafra. “Si ahora en un centro determinado se están mandando dos horas de deberes no mandar ninguno no es la solución salvo que el centro lo consensue y todo el mundo esté de acuerdo”, añade.

Aun así, desde CSI-F insisten en que la cantidad de deberes varía según el centro, el rendimiento del alumno y la temporada.

Cambio de metodología

Para los profesores la solución está en el cambio de metodología, de modo que los deberes se conviertan en tareas de ampliación y que san los niños los que decidan hacerlas. “Más competenciales, de salir a la calle, de llevar ese aprendizaje a la realidad”, explica Zafra. Todo ello para dejar de llamarlos deberes y pasar a ese punto motivacional y pedagógico que muchos docentes ya están aplicando.

Creen que esta es la alternativa, no mandar deberes por mandar sino para el beneficio del alumno, de manera voluntaria, incluso mediante el juego para que puedan seguir aprendiendo fuera del centro escolar y siempre que no exija una discriminación. En este sentido, los profesores advierten que hay alumnos que pueden hacer los deberes más fácilmente porque tienen más recursos que otros que, por ejemplo, sus padres están trabajando, no tienen ordenador ni Internet, etc.

Pero los deberes no solamente suponen más carga de trabajo para los alumnos, también para los profesores. Éstos apuntan por tanto que un cambio metodológico de este tipo va a favorecer no solo al alumno sino a la carga de trabajo del docente que, según apunta Zafra, “ya supera con creces la establecida en su contrato laboral”.

Huelga de deberes

Tal es la intensidad de la polémica sobre este tema que durante todos los fines de semana de diciembre la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) ha convocado una huelga de deberes.

La medida ha sido respaldada desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (Fapar), que han animado a las familias a sumarse a la iniciativa, sobre todo para abrir el debate a la sociedad.

Según la presidenta de Fapar, Flor Miguel, en el actual sistema educativo “se mandan muchos deberes”, lo que hace que a nivel equitativo “aumenten las diferencias”, ya que advierte que no todas las familias tienen la misma disponibilidad de recursos.

No cuenta sin embargo con el visto bueno por parte de los profesores, ya que desde CSI-F, aunque valoran positivamente el debate, consideran que no debe ser “a costa de desautorizar a los docentes”.

Foto: Aragón Press

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados