Los votos del PP en el Congreso impiden que España se declare como territorio libre de transgénicos

25. marzo 2015 | Por | Categoria: Magazine, Medio Ambiente

La Comisión de Medio Ambiente del Congreso de los Diputados ha rechazado con 24 votos en contra, dos a favor y 13 abstenciones una proposición no de ley presentada por la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) que instaba al Gobierno a llevar a cabo todos los trámites necesarios para declarar a España un “territorio libre de cultivos transgénicos”.

Se trata de una reivindicación que la formación izquierdista ya realizó en 2007, a través de su entonces portavoz en el Congreso, Joan Herrera, aunque fue rechazada, tal y como sucedió ayer con el voto del Grupo Popular. El diputado de IU por la coalición La Izquierda de Aragón, Álvaro Sanz, fue el encargado de defender la iniciativa, en la que lamenta cómo España sigue siendo el único país de la UE en el que se cultivan transgénicos a escala comercial; unas 70.000 hectáreas de un maíz modificado genéticamente (MG) con propiedades insecticidas de la empresa multinacional Monsanto (MON 810).

Durante su exposición, argumentó que cada vez hay más datos científicos que confirman los riegos que los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) y los agrotóxicos empleados en su cultivo suponen para la salud y para el medio ambiente. Además, apuntó a sus efectos socioeconómicos negativos, y a los problemas que se derivan para el desarrollo de la agricultura ecológica en presencia de cultivos transgénicos. También avisó de que los consumidores están “indefensos” ante la introducción, en contra de su voluntad, y sin que en la mayoría de los casos puedan evitarlo, de transgénicos en su alimentación.

Desde el PP, José Cruz Lapazarán lamentó las “afirmaciones erróneas” del diputado de IU en su exposición porque, según aseguró, España “no es un islote en cultivo de transgénicos”, ya que dijo que hay cinco países que lo hacen, así como 181 millones de hectáreas de cultivos y 18 millones de agricultores que cultivan productos transgénicos. “España no es un islote, y además también se cultivan en países de ideología de la Izquierda Plural, como en Cuba, en países de bajo rendimiento de las personas, de economías muy pobres, cuando hablan de empresas multinacionales”, agregó. Sobre los riesgos apuntados por el diputado de IU, Lapazarán indicó que cualquier producto transgénico está avalado por la EFSA y por la Comisión nacional de bioseguridad.

No hay nada que no pase por estos organismos”, subrayó. “No hay aversión y manifestación de que son malos para la salud y en el mundo hay 20 países que han permitido su cultivo y sus autoridades sanitarias han dicho que son aptos para la salud. Incluso la OMS y organizaciones médicas, de investigación, todas han fallado que tienen total seguridad”, reivindicó el diputado del PP.

Mientras, el portavoz del Grupo Socialista, Alejandro Alonso, dijo que no podía votar a favor de la iniciativa en la forma en la que se presentó, si bien consideró “oportuno” el debate en este momento después de que tras cuatro años las instituciones europeas hayan “cerrado en falso” este debate con nuevas normas y una nueva directiva sobre OMG para su aplicación en la UE. A su juicio, urge a España en su conjunto fijar una posición, que “se deje” de debates territoriales, y que sea el Parlamento el que propicie un debate “serio y riguroso” para unificar una posición. “En el PSOE no estamos en contra del uso de la biotecnología, que está sirviendo para resolver problemas de salud de ganadería y en lo humano. Los que están en contra tienen que explicar cómo van a resolver el debate absurdo de prohibir el cultivo y permitir su importación, que es lo que se está produciendo, sobre todo en países como España con gran dependencia para su ganadería”, indicó.

Con ello, planteó la creación de una subcomisión en la Comisión de Medio Ambiente que tras las comparecencias de expertos para fijar una posición que vincule la posición española. Desde UPyD, Toni Cantó, cree que sí pueden crear problemas, pero también “infinitas oportunidades”, que no se pueden demonizar porque por ejemplo los diabéticos consumen cada día productos modificados genéticamente. “Creo que debiéramos hacer un debate un poco más serio”, subrayó, y por ello, afirmó que se abstendría en la votación.

Fuente y foto: ecoticias.com

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados