Luis Antonio de Villena: “Los políticos son cicateros con la cultura porque ellos no son muy cultos”

9. diciembre 2016 | Por | Categoria: Cultura, Cultura y Ocio, Magazine

>>> Entrevista al poeta, ensayista, narrador, crítico literario y traductor, que acaba de presentar en Teruel el número 120 de la revista Turia

Poeta, ensayista, narrador, crítico literario y traductor. Todo eso y quizá mucho más puede definir a Luis Antonio de Villena, quien fue el encargado de presentar en Teruel el número 120 de la revista cultural “Turia” donde se publica un poema inédito así como una entrevista que le hizo Emma Rodríguez donde hace un repaso de su trayectoria y sobre un variado listado de temas. De Villena ha publicado recientemente su último trabajo, el ensayo “Nueva York/Babilonia, los años de la edad maldita”. En él hace un recorrido por los casi 20 años en lo que la ciudad de Nueva York se convirtió en la capital mundial de la cultura.

¿Qué significa para usted presentar aquí en Teruel el nuevo número de la revista Turia, una publicación con la que lleva muchos años colaborando?

Pues parece ser que no es la primera vez que lo hago. Y digo que parece ser porque no lo recuerdo, pero me han recordado que fui yo quien presentó los 10 años de «Turia», junto con la poetisa aragonesa Ana María Navales. No lo recordaba, pero nada me hace dudar que esto sea cierto.

Yo he venido muchas veces a Teruel, en la mayoría de ocasiones, mi visita ha tenido que ver con la revista «Turia». Me parece normal que como colaborador asiduo, sea el encargado de presentar esta publicación que es una de las pocas revistas culturales de calidad.

Y como habitual colaborador desde los inicios, ¿cómo cree que está envejeciendo esta revista cultural?

Muy bien, está envejeciendo muy bien, de hecho, no envejece. «Turia» es una revista llena de juventud, de propuestas, de novedades, abierta a una cultura nueva, a un internacionalismo que ahora es más importante que nunca.

El problema de Turia es que no se financia con el número de lectores que tiene. Si no tuviera a la ayudas de las instituciones aragonesas como la Diputación Provincial de Teruel (DPT) o el Gobierno de Aragón, «Turia» no existiría, ese es el drama.

Aunque se le califica como poeta, recientemente ha publicado un nuevo ensayo titulado “Nueva York/Babilonia, los años de la edad maldita”

Aquí hablo de los 20 años en los que Nueva York fue la capital de la cultura de Occidente porque se pretende hacer una cultural alternativa, que viene de la cultura Beat y la contracultura. Durante esos años se produce literatura, música, cine, pintura, y todo con un aire alternativo, con un aire de una nueva cultura y que no iba a ser la política, sino la cultura y la moral las que iban a cambiar el mundo. Ese cambio necesario que proponen todas las revoluciones pero que todas dejan colgado.

Esto produjo 20 años de enorme brillantez, son los años que giran en torno a Warhol como icono de la modernidad. Fue un mundo riquísimo, que realmente nos hace ver unos Estados Unidos falsos, porque son los Estados Unidos renovadores desde Nueva York, que no tiene nada que ver con el medio oeste.

El problema de los EEUU es que la clase media es muy pobre, no económicamente, sino culturalmente. Son gente que solo conoce su propio país, su propio frigorífico, y es una pena que haya sido imitado por el resto del mundo porque eso significa que estamos a su mismo nivel. Un nivel que todavía será mucho peor con la victoria de Donald Trump porque es el ejemplo de la vulgaridad y el horror norteamericano. Va a ser gobernado por un auténtico patán.

Mi libro “Nueva York/Babilonia, los años de la edad maldita” habla de una sociedad norteamericana totalmente contraria a la actual, habla de un momento prodigioso, de creación, de intelectualidad, que apuesta por la amplitud, por abrirse al mundo.

Y, ¿dónde se siente usted más cómodo? ¿Con la poesía? ¿Con el ensayo? ¿Con la novela?

Donde más cómodo estoy es en la poesía. Empecé como poeta y sigo como poeta. Además, considero que el germen de la literatura está en la poesía, así que cuando uno se mete en la poesía, procura vivirla, procura entenderla, porque la literatura es algo que se tiene que vivir, como la cultura. La cultura se vive, no es un experimento de laboratorio que se toque con guantes de látex.

Cuando uno vive la literatura, se da cuenta que la poesía es el origen de todo lo que puede salir de allí. De broma siempre digo, aunque hay notables excepciones, que a un poeta le es más fácil convertirse en novelista que a un novelista convertirse en poeta. En general es así porque el poeta parte de la base misma de la literatura, de la esencia de la “literaturidad”, mientras que el novelista ya está ejerciendo el desarrollo de la “literaturidad”.

Su producción, en todos los géneros, es muy extensa. Cuenta ya con más de 100 libros en su haber

No, eso no es posible. No llevo la cuenta, pero creo que no llevo tantos títulos, sino que, en esas listas, se recogen antologías y reediciones, por lo que no son cosas nuevas que he publicado. Quizá debo tener, de forma individual, unos 60 títulos, que también es mucho, pero no supero los 100 títulos.

Ha comentado de la necesidad de que las administraciones apoyen y ayuden a la cultura pero, ¿no cree que es más fácil gobernar a una masa ignorante?

Es muy posible, pero no puede creerlo. La verdad es que les viene bien tanto a los políticos de la derecha como a los de la izquierda. Estoy seguro de que Podemos está encantado con la ignorancia de la gente porque está vendiendo baratijas revolucionarias. Quiere vender la revolución bolchevique como algo moderno cuando ya tiene más de 100 años. Realmente todos los partidos políticos son todos muy malos con la cultura, tanto el PP como el PSOE, como todos.

No deberían temer a la cultura, sino que el Estado debería ayudar a las culturas deficitarias. Ya he dicho que lo ideal sería que la cultura se autofinanciara si hubiera un público lector, un público que va al cine y al teatro, pero cuando ese público no existe porque la educación se ha desmoronado, el Estado debe sacar las muletas para que el público se mantenga.

Teruel, al ser un sitio pequeño, la revista Turia sí que ha logrado el apoyo de las instituciones. Sin embargo, lo habitual es que las instituciones den ayudas a cosas que logran resultados a corto plazo, y la cultura consigue resultados, pero a largo o medio plazo.

Además, los políticos siguen siendo cicateros con la cultura porque ellos no son muy cultos, ni Mariano Rajoy ni Íñigo Errejón. Pero no son conscientes de que si el país subsiste, subsistirá por la cultura.

Texto y foto: Aragón Press

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados