Navidades Tristes

3. diciembre 2012 | Por | Categoria: Columna Invitada, Magazine, Opinión

POR CLAUDIO PICÓ

Recuerdo mi niñez en la ciudad de Zaragoza y concretamente en el Barrio del Gancho; para más señas en el número 72 de la calle Las Armas, donde nací. Hoy esta zona está totalmente renovada, y destruida, pero no sé para qué.

Pues como digo, recuerdo que siendo de una familia muy humilde totalmente obrera y con lo justo para poder sobrevivir, en la casa de la abuela María, que en su pueblo Marcilla (Navarra) la recuerdan como una gran señora. Yo comprendí con los años las regañetas que me echaba y la razón que tenía. En mi cabeza y en mi corazón queda el recuerdo de mi abuela y el cariño que todavía le tengo, aunque hace muchos años que nos dejó. Como ella era muy católica, con un corazón enorme, muy callada, y muy presumida, seguro que estará en el mejor sitio de ese cielo tan inmenso y tan precioso.

Pero el recuerdo va porque en aquellos años 1965–1970 más o menos, era costumbre en la casa de “La María”, en Navidades recoger a alguna persona necesitada la Nochebuena y darle de cenar, comer, arreglar y cambiarle de ropa, ropa que evidentemente era de la nuestra arreglada para él, aunque os podéis imaginar las veces que se habrían arreglado para nosotros coderas, rodilleras, manguitos, cuellos, sacar el dobladillo, anchuras, estrechuras, etc.

Además, se sentaba a la mesa como si fuera uno más de la familia. Tengo en la memoria el físico de esa persona, pero por mucho que me esfuerzo no me acuerdo del nombre. Sé que era del mismo pueblo que mi abuela, soltero, que había estado en la división azul, que era un mendigo, y las pocas pesetas que ganaba descargando camiones al hombro en el Mercado Central de Zaragoza, se las gastaba en vino. Pero en el fondo, era una buena persona.

Y por qué cuento esto. Estamos en el año 2012 y estas Navidades son tristes, porque después de 47 años, esto se repite, de otra manera, pero se repite ¡Cuántos conocidos, amigos, familiares tendremos que habrán perdido todo por el expolio total que está habiendo en España contra la clase obrera! Se me cae el alma al suelo pensando en esos desahucios que sufren familias con chicos pequeños y que directamente van a la calle ¿Qué hacemos?

Somos conscientes de qué navidades vamos a pasar algunos, que serán totalmente normales. No se puede hacer otra cosa extraordinaria ¿Y los que estarán en la calle? Qué clase de políticos tenemos en Europa, España y todas sus Comunidades Autónomas, banqueros, especuladores,… que esto se lo pasan por el forro de los… No tienen corazón, no tienen conciencia y esto les importa un bledo. Estamos deshumanizados y quizás terminemos todos igual.

Por eso digo que estas navidades son tristes, y no quiero ni pensar en las del 2013, si llegamos y tenemos salud y dónde cobijarnos. Por eso, esto se lo dedico a mi abuela María, que en mi memoria y corazón todavía está. Poco hablaba, pero algo me dijo sobre que lo del 65 se podía repetir.

Fuente: http://yoclaudivs.blogspot.com.es

Foto: fotograma de la película «Plácido», de Luis García Berlanga (1961)

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados