Pablo Iglesias produce picores

3. febrero 2014 | Por | Categoria: El ojo atípico, Magazine, Opinión

Al “PODEMOS” que inspira Pablo Iglesias y otros, como fórmula o proceso político para lograr la unidad de la izquierda política, sin ninguna duda hay que hacerle alguna crítica, o cuando menos, una seria advertencia a sus posibles votantes, cosa que por mi parte pienso hacer, pero no ahora.

Descalificaciones de tipo personal por parte de los medios de “comunicación” más afines al PP o a la parte del PP que se le ha escindido para situarse poquito más a la derecha, como es el nuevo partido político VOX, pero no críticas políticas a lo que representa, ya han aparecido. Y es de suponer que arrecie el temporal de las descalificaciones a medida que nos vayamos acercando a las próximas elecciones europeas del próximo Mayo.

Afortunadamente para los de izquierdas, la derecha no anda muy puesta en el manejo de la función intelectual, por lo que al no ser capaz de elaborar propuestas políticas y ni siquiera fórmulas teóricas para salir de la crisis que pudieran ser mínimamente creíbles, se tiene que conformar, por el contrario, con la descalificación personal o, cuando mucho, con una construcción semántica hueca basada en la ideología para justificar lo que la práctica diaria dice que no existe ni puede existir, razón por la cual, no es necesario confrontarle una rigurosísima elaboración teórica política de izquierdas para echar por tierra toda el montón de palabras que dicen, vacías de contenido, y a la que pretenden dar un cariz de discurso político, que cuando mucho, no pasa de una simple forma de la retórica, en la que  apelan por lo general, a los instintos, a los más bajos algunas veces, en vez de a la razón, y que como anillo al dedo les llega para fomentar el enfrentamiento y el encono social. Y ello a pesar de que en la izquierda, por lo general, tampoco andamos muy sobrados en la función intelectual.

Y en esta vorágine de la descalificación personal, y esta vez por escrito, y no en un medio declarado de derechas (tercerainformacion.es de 27.01.2014), Raúl Solís, nos da el aviso de que Pablo Iglesias no es la Virgen de Lourdes, lo cual hay que agradecerle, al tiempo que habría que decirle que eso ya los sabíamos nosotros.

Tampoco es Pablo Iglesias, según el mismo Raúl Solís, un político como Alexis Tsipras, el político griego que no fiándose de ninguno de los partidos políticos tradicionales de Grecia, que en el panorama político español podrían quedar representados por el PP, PSOE, CiU, PNV, CC, UPyD y los de nuevo cuño con VOX y algún otro, pretende un contra poder a todos ellos a partir de la participación de los ciudadanos. Esto también lo sabemos. Y además, hemos de desear que no lo sea. Con que se quede como español es suficiente, porque estamos hablando en España y para España, que aun siendo de la misma naturaleza los problemas que hemos de solucionar, las circunstancias de Grecia y España no son las mismas.

Redondea sus descalificaciones de tipo personalista Raúl Solís a Pablo iglesias, diciéndole que es un coletillas, un sabiondocillo, un figuroncete y un izquierdoso, ante lo cual, cabría preguntarnos que qué tienen que ver los cojones para comer trigo.

De momento, y esto ya es algo, aunque no suficiente, Pablo Iglesias a través de los medios que ha podido ha denunciado las diferentes corruptelas del poder en sus distintos niveles, y eso le ha abierto las puertas a que grandes masas le puedan escuchar, además de plantear alternativas, proponiendo a su vez, un procedimiento político participativo con el fin de propiciar la unidad de la izquierda, al objeto de hacer frente a las diferentes políticas neoliberales, que de forma abierta y descarada práctica el PP, que es la misma política que encubiertamente ha venido practicando el PSOE.

Parafraseando en versión libre al Quijote podríamos decir: si se producen picores es que cabalgamos.

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados