Parece que fue ayer

17. febrero 2012 | Por | Categoria: Magazine, Opinión, Sin fecha de caducidad

Pues sí, parece que fue ayer, pero no, ni mucho menos.

Hoy hace tres años que CRÓNICA DE ARAGÓN se asomó por primera vez a las ventanas virtuales para ofrecer un tipo de periodismo independiente y nada neutral pero, eso sí, un periodismo diferente.

Diferente porque desde nuestro orgullo de no ser neutrales hemos demostrado serlo más que muchos otros medios de comunicación de los fetén, de los de firmas de renombre y, en muchos casos, de vergonzante parcialidad o, mejor aún, de directa toma de posición e influencia social por encima, muy por encima, de la profesionalidad mínimamente exigible al periodismo.

En CRÓNICA DE ARAGÓN, y desde nuestra opinión claramente de izquierdas, no hemos dejado de criticar lo que nos parecía que estaba mal, viniera de donde viniera, desde la derecha o desde la izquierda, como hemos criticado hasta la saciedad la carencia de una izquierda organizada, eficaz… y de izquierdas y como criticamos abiertamente a la derecha no por serlo, sino por lo que representa, un sistema caduco y fracasado que ha ocasionado la mayor crisis (al tiempo) económica de la historia moderna, una crisis que, además, dice convencida de solventar aplicando más derecha, como si los efectos de un veneno se curaran con más altas dosis de ese propio veneno.

Esa fue la idea que tuvimos, y mantenemos, quienes cometimos el atropello de ayudar a convencer a nuestro querido director, pero sobre todo amigo, de que irrumpiera en un mundo que, aunque virtual, puede ser nexo de unión entre personas y vía de comunicación neutral y global, pero sobre todo independiente.

Hoy en día son pocos los motivos que pueden hacernos sentir bien, orgullosos de algo, pero si, además de mis hijas, hay algo de lo que me siento orgulloso es de participar, con todas mis limitaciones, en este medio realmente independiente, tan independiente que, a veces, la vida nos pasa factura por ello.

Como orgulloso me siento de tener siempre cerca, aunque casi siempre en la distancia, a Javier y a María Jesús, cuerpo y alma, alma y cuerpo de mi CRÓNICA DE ARAGÓN.

Como orgulloso me siento, y triste, muy triste, de haber compartido líneas, ideas y la sensatísima locura del CRÓNICA con quien desde el cielo de los ateos, seguro, sigue ayudando para que CRÓNICA DE ARAGÓN continúe en los virtuales kioscos, con ese Juan que fue más Don que ningún otro Don Juan.

Corren malos tiempos, para la lírica como decía aquella canción, para el periodismo, para la economía, para el trabajo (no me gusta eso de “el empleo”) y hasta para la salud, y no parece que vayan a mejorar ni a corto ni a medio plazo, pero todas las épocas, y hasta las civilizaciones, tuvieron su principio y su final, así que mis deseos para CRÓNICA DE ARAGÓN en su tercer cumpleaños lo son para todos los ciudadanos, mis deseos sinceros son el fin de lo malo y que lo cuente CRÓNICA DE ARAGÓN.

Eso sería lo bueno para los ciudadanos.

 

Tags: ,

Comentarios cerrados