Poquita vergüenza

13. enero 2010 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

banda_seccion_opinion

Ángeles Pelegay.- Que les pregunten a los miles de autónomos que se han quedado en la calle. Que les pregunten a los miles de trabajadores que han ido al paro. Pregunten si querrían ser el presidente de la patronal de un país llamado España.

 

Pregunten si querrían retrasar sus pagos a la Seguridad Social ocho meses.

 

Un autónomo, un trabajador, tendría, a estas alturas, hasta el alma embargada.

Pero claro todo esto le ha pasado a “uno de los grandes” y eso, en este país, “se vale”.

 

Los organismos de recaudación nos crujen a pagos, a impuestos (hay que rellenar las arcas, dicen). Yo digo: poquita vergüenza.

 

Mientras, un patrono de los grandes sigue donde estaba y no pasa nada. En este país si llevas muchos años sentado en un sillón de piel, no pasa nada.

 

Y me pregunto: ¿Cómo puede un patrono que ha fracasado en su intento, seguir representando a nadie? ¿No tendría que estar rellenando un currículum, como tantos en este país?…

 

Me he desayunado oyendo a sus trabajadores: llevan ocho meses sin cobrar, sin cotizar, sin paro… Comiendo de sus familias y cambiando a sus hijos de colegio porque no tienen nada. Eso me es familiar, me suena, es lo que nos pasa a los autónomos cuando tenemos que cerrar.

 

¿Dónde han estado las asociaciones de consumidores hasta ahora? Seguro que tenían mucho trabajo comparando precios en las grandes superficies, y pasando de los pequeños, como siempre…

 

Pero aquí la gran patronal es sagrada. Como si los miles de autónomos y trabajadores de España no fuésemos la base económica y social del país. Lo dicho, poquita vergüenza. Y lo peor de todo es que esto no cambia.

 

Para la oposición, sólo somos moneda electoral (como los pensionistas pero con menos fortuna) y para el gobierno, ni somos. Pasará la legislatura con más pena que gloria y cuando sólo queden ellos, se llevarán las manos a la cabeza, triste consuelo el “Ya te lo dije”.

 

¿Qué tenemos que hacer para que se enteren? ¿Qué tenemos que hacer para seguir comiendo de nuestro trabajo?

 

Tengo una solución: ¡Compremos entre todos una aerolínea, fichemos un galáctico! En fin, cualquier fruslería que nos permita comprar un gran sillón de piel y codearnos con los que gobiernan, porque está visto que aquí si saltas los 100 millones de euros, todo vale.

 

Porque en este país, ser honrado, bajito, de ojos marrones y pelo castaño no tiene premio.

 

One Comment to “Poquita vergüenza”

  1. sonia dice:

    Tienes toda la razon, yo este mes, para poder pagar el alquiler y seguir subsistiendo, a ver hasta donde se aguanta, me ha dejado dinero mi hija, mileurista. Me daba hasta verguenza el cogerselo, pero no me quedaba otro remedio. Ya perdi la vivienda por no poder hacer frente a la hipoteca y ahora vivimos todos de alquiler, y a mucha honra, que no pasa nada. Pero lo que me da una pena enorme es que con 58 años, toda una vida cotizando y trabajando, me vea ahora con una mano delante y otra detras, porque al intentar salvar tu pequeño negocio, durante dos años, te has comido todo lo poco que habias ahorrado y encima, si cierras, ademas de quedarte sin nada de nada de nada, no tienes ni paro para poder subsistir hasta que encuentres otro trabajo, aunque sea fregando. Pero que le vamos a hacer, esto es la España de izquierdas. T por supuesto, ya he echado al empleado que llevaba conmigo 12 años, y ahora estamos mi marido y yo solos, haciendo 12 horas cada uno y viendonos cuando nos intercambiamos el turno. Eso es ser autonomo pequeño. Se destroza la familia, la casa, los ahorros y todavia hay algunos empleados de grandes fabricas, que nos dicen que nos hemos forrado, vamos que vengan y lo vean y no soy la unica.