Proyectos para el desarrollo rural sostenible en Aragón (7): Comarca del Maestrazgo

4. mayo 2011 | Por | Categoria: Magazine, Medio Ambiente

banda_seccion_reportaje-especial

La comarca del Maestrazgo está situada al Sureste de Aragón, en la confluencia entre el Sistema Ibérico oriental, las primeras estribaciones meridionales de la Cordillera Costero Catalana y la sierra de Gúdar.

 

Limita al Norte con la comarca del Bajo Aragón, al Este con la provincia de Castellón, al Sur con la comarca de Gúdar–Javalambre, y al Oeste con las comarcas de la Comunidad de Teruel, de Cuencas Mineras y de Andorra–Sierra de Arcos.

 

 


 

Está compuesta por 15 municipios, y su capital es Cantavieja. Ocupa una superficie de 1.204,3 km2.

 

Según los criterios establecidos por la Ley 45/2007 y por el Programa estatal de Desarrollo Rural Sostenible (PDRS), todo el territorio de la comarca es susceptible de beneficiarse de las medidas de este plan. El Maestrazgo está calificada como territorio “a revitalizar” (prioridad 1) en los planes de desarrollo rural sostenible.

 

 


 

Situación social

 

La población es de 3.780 habitantes, lo que supone una densidad de 3,14 habitantes por kilómetro cuadrado, la más baja de todas las comarcas aragonesas. El Maestrazgo es también la comarca menos poblada de la comunidad autónoma. De hecho, es la única en la que ninguno de sus municipios supera los 1.000 habitantes. Incluso, 10 de sus 15 localidades no alcanzan los 200.

 

Todos estos datos conducen a la conclusión de que la comarca del Maestrazgo se encuentra en una situación extrema desde el punto de vista demográfico, ya que no hay relevo generacional y la población está muy envejecida y masculinizada. El 29% de los habitantes ha superado los 65 años (frente a la media aragonesa del 19,6%) y la tasa de dependencia (porcentaje de población menor de 16 años o mayor de 65, al que tiene que mantener la población de entre 16 y 65 años) es del 64,1%, cuando la media aragonesa está en 49,2%.

 

 


 

El éxodo de la población se produce a partir de 1910, en busca de mejores oportunidades laborales en Teruel, Zaragoza, Valencia, Castellón y Barcelona, fundamentalmente, incrementándose de forma notable a partir de los años 60 del pasado siglo.

 

En el año 2001 se registra el mínimo histórico de población en la comarca (3.713 habitantes). En los últimos años, el número de habitantes ha ascendido ligerísimamente gracias a la llegada de algunos inmigrantes extranjeros, sobre todo, procedentes de Rumanía y de Pakistán.

 

 


 

En cuanto a servicios sociales es reseñable el hecho de que no existen residencias para mayores ni centros de día en todo el territorio de la comarca, a pesar del alto grado de envejecimiento de la población.

 

Respecto a la educación, sólo existe un centro de educación infantil y primaria en Cantavieja, y una sección del instituto de enseñanza secundaria (IES) turolense “Segundo de Chomón” en la misma capital comarcal.

 

Situación económica

 

La renta bruta per cápita en el Maestrazgo es de 12.907 euros, un 17% inferior a la media aragonesa. Sin embargo, la tasa de desempleo (11%) se sitúa dos puntos por debajo de la registrada en la comunidad autónoma, sin duda, a causa de las altas tasas de envejecimiento y de dependencia que se dan en el territorio.

 

En los dos últimos años, la crisis ha elevado el número de parados, sobre todo en los sectores de los servicios y de la agricultura, que son los que más afiliados aportan a la Seguridad Social en el territorio (37% y 35%, respectivamente).

 

La agricultura se ha especializado últimamente, dejando de ser de autoconsumo familiar, para acceder a la comercialización de los productos (cereal, sobre todo, en el sur de la comarca, con algunas explotaciones de frutales y olivos en el norte).



 

En cuanto a la ganadería, predominan la cría intensiva de porcino, y los rebaños de ovino y, en menor medida, de bovino en la modalidad extensiva.

 

El sector terciario está viviendo un auge en los últimos tiempos de la mano del turismo, y aprovechando el inmenso patrimonio cultural, histórico y natural que atesora la comarca.

 

La industria mantiene una presencia residual (11% del valor añadido bruto comarcal), y se centra fundamentalmente, en el sector agroalimentario de productos de la tierra.

 

La red viaria en el Maestrazgo es claramente deficitaria, a pesar de las recientes obras de mejora de la A–226 (que conecta por el este los municipios de Castellote, Mirambel y Cantavieja) y de la A–1702 (que conecta por el oeste a la capital comarcal con Cañada de Benatanduz, Villarluengo, Pitarque y Ejulve –población de la vecina comarca de las Cuencas Mineras–).

 

Las carreteras (todas ellas de carácter autonómico y local) son estrechas y sinuosas, como consecuencia de la complicada orografía existente en el territorio. La dispersión de los núcleos de población dificulta la comunicación entre los mismos, sobre todo, en época invernal.

 

No existe red ferroviaria en el territorio, que sí posee un gran embalse en Castellote, el embalse de Santolea (52,3 Hm3), que está resultando cada vez más atractivo para las prácticas deportivas y de ocio.

 

Situación medioambiental

 

El Maestrazgo es una de las cinco comarcas aragonesas (junto con La Jacetania, Sobrarbe, Albarracín y Gúdar–Javalambre) que tienen más de un 50% de su territorio vinculado a alguna figura de protección medioambiental.

 

Concretamente, 607 de sus 1.204 kilómetros cuadrados (50,4% de la superficie) están encuadrados en alguno de los Espacios Naturales Protegidos (ENP), Lugares de Interés Comunitario (LIC) o Zonas de Especial Protección para Aves (ZEPA) que existen en la comarca.

 

 


 

Esto da idea del gran patrimonio natural que alberga el Maestrazgo, sin duda, uno de sus mayores activos desde el punto de vista del desarrollo sostenible. En él destacan los ENP de los Monumentos Naturales de las Grutas de Cristal  (Molinos), del Puente de Fonseca (Castellote), y del Nacimiento del Río Pitarque (Pitarque).

 

Además, hay 13 lugares destinados a formar parte del futuro catálogo de puntos de interés geológico del Gobierno de Aragón. De ellos destacan las Grutas de Cristal en Molinos, los Órganos de Montoro en Villarluengo), la Hoz y el Nacimiento del Río Pitarque en el municipio del mismo nombre, y los yacimientos paleontológicos de Castellote y Miravete de la Sierra.



 

El clima de la comarca es de tipo submediterráneo continental, frío o cálido, en función de la orografía. Los inviernos son largos y fríos y los veranos cortos y frescos, aunque las temperaturas medias son más cálidas en las zonas llanas del norte de la comarca que en las cotas más elevadas de las sierras meridionales.

 

La comarca posee una gran masa forestal que se extiende a lo largo y ancho de 23.286 hectáreas, la mayoría de ellas, de dominio público (21.238 ha). Destacan el pino silvestre, en alturas superiores a los 1.600 metros, el pino negro y la sabina negral en alturas comprendidas entre los 1.600 y los 1.100 metros, el enebro, la sabina rastrera y el boj en el sotobosque, y el pino carrasco, el romero y la chaparra en los terrenos menos elevados.

 

 


 

A pesar de no poseer fuentes de contaminación industrial, el territorio es altamente vulnerable a los efectos del cambio climático, por la influencia de éste sobre los recursos hídricos y el régimen de precipitaciones. La gran extensión forestal y las dificultades de acceso al terreno, convierten al Maestrazgo en una zona en la que el riesgo de incendios forestales en el periodo estival es más que preocupante.

 

Desarrollo del PDRS

 

El Maestrazgo es una de las 13 comarcas aragonesas que pusieron en marcha planes piloto de desarrollo rural sostenible, antes de la aprobación del PDRS a nivel estatal.

 

De este modo, la inversión pública de 3,6 millones de euros en la comarca perseguía algunos objetivos como la promoción de las energías renovables, el ahorro energético en los edificios públicos, el fomento del pastoreo tradicional (por su beneficiosa aportación a la economía y al medio ambiente de la zona), la elaboración de una marca de calidad para los productos del Maestrazgo, o el fomento del turismo deportivo y micológico.

 

El Contrato Territorial de Mantenimiento del Paisaje, el Proyecto “Movilizarte” (destinado a la revalorización global y difusión del patrimonio de la comarca a través de actuaciones como exposiciones o conferencias), o la creación de la Casa de la Memoria en Mirambel (centro interactivo para la educación y difusión del patrimonio etnológico de la comarca), son algunos de los proyectos más destacados de este plan piloto.

 

Con este precedente, el 15 de junio de 2010 se constituía en Cantavieja el Comité Comarcal para el Desarrollo Rural (CCDR), formado por representantes de la institución comarcal y de los colectivos sociales, agrarios, culturales, sindicales, de mujeres, de mayores y de jóvenes más representativos del territorio.



 

Un día después, los consejeros de Presidencia y de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Javier Velasco y Alfredo Boné, respectivamente, acudían a Cantavieja para explicar los efectos del PDRS en nuestra comunidad autónoma.

 

Ambos responsables anunciaban una inversión de 3.450.000 euros para la puesta en marcha de las medidas derivadas del PDRS estatal en el periodo 2010–2014, que unidos a la anterior inversión del plan piloto (3,6 M€) arrojan un total de 7.050.000 euros dedicados al desarrollo rural sostenible en esta comarca.

 

Allí el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, incidía en la estrecha relación entre el modelo comarcal y el desarrollo rural, ya que “la puesta en marcha del Programa de Desarrollo Rural Sostenible nacional en Aragón, está siendo mucho más fácil gracias a las comarcas (que es una de las singularidades que tenemos), y así lo reconocen en Madrid”.

 

Por su parte, el consejero de Presidencia, Javier Velasco, explicaba que esta ronda de visitas a las comarcas tiene como objetivo “convocar a todos los alcaldes para escucharles, para explicarles el Plan, para hablar de la oportunidad extraordinaria que representa, y para pedirles que haya la máxima participación”.

 

Fruto de esta participación, fue elaborado por el CCDR el Plan de Zona para la comarca, algunos de cuyos principales contenidos son:

 

– Promoción del turismo gastronómico, con actividades el lanzamiento de la central de reservas del Maestrazgo, la creación de un blog gastronómico de la comarca con publicación de recetas tradicionales, o degustaciones de productos de la tierra para turistas: 83.800 €

– Instalación de iluminación de bajo consumo en los establecimientos turísticos: 173.100 €

– Modernización del alumbrado público: 120.000 €

– Instalación de una planta de valorización de biomasa forestal en el corredor Fortanete–Cantavieja–La Iglesuela del Cid: 848.553 €

– Apoyo al uso de energías renovables en explotaciones ganaderas, viviendas, casas de turismo rural y establecimientos hosteleros: 160.000 €

– Creación de una ruta cultural agroalimentaria con visitas guiadas: 18.000 €

– Habilitación de infraestructuras para la celebración de eventos regulares orientados a la promoción del patrimonio cultural agroalimentario: 11.400 €

– Programa de animación sociocultural (monitores socioculturales, biblioteca, animación a la cultura y a la realización de actividades culturales): 150.000 €

– Adquisición de vehículos y equipamiento para los asistentes sociales: 183.988 €

– Recuperación de zonas de freza (acto verter los huevos las hembras de peces y anfibios) para la trucha común, y recuperación de áreas del curso principal del río Guadalope potencialmente idóneas para la freza de la trucha, permitiendo la recolonización natural por parte de macro invertebrados y el desove de los peces, aumentado con ello la capacidad de carga biológica tanto en términos de densidad como de biomasa: 29.024 €

– Apoyo a la ganadería extensiva de ovino y vacuno, como apoyo a la adecuación ambiental de los usos dirigida a mejorar los espacios, los recursos naturales y los paisajes rurales: 456.000 €

 

 


 

Según el presidente de la comarca del Maestrazgo, Ramón Millán, la aplicación del PDRS “va a suponer una mejora sustancial en todas las áreas de competencia comarcal y por supuesto se les va a dar cabida y cobertura económica a las diferentes propuestas hechas por todos los agentes sociales de nuestro territorio, que de no ser por el plan, no hubiese sido posible”.

 

Millán valora muy positivamente la aplicación del Plan en su comarca, ya que “a pesar de ser muy extensa en territorio pero con poblaciones muy pequeñas y distanciadas”, se ha podido comprobar que “hemos contado con todo el territorio” y que se han beneficiado principalmente “los tres pilares que sustentan nuestra economía: medio ambiente, agricultura y ganadería, y turismo”.

 

En cuanto a los proyectos concretos, Millán destaca “la instalación de una planta de biomasa y posterior comercialización de un producto ecológico como el pellets”. Esta medida persigue, según el presidente, “tres objetivos indispensables para la Comarca: limpieza de nuestros montes (imprescindible para la prevención de incendios), creación de puestos de trabajo en el territorio y transformación del residuo en un nuevo producto que, sin duda, supondrá un ahorro importante en el combustible para alimentar las nuevas calderas que la Comarca va a instalar en todos los pueblos que la conforman”.

 

 

Reportajes anteriores:

 

Proyectos para el desarrollo rural sostenible en Aragón (1): Introducción

 

Proyectos para el desarrollo rural sostenible en Aragón (2): Comarca de la Comunidad de Calatayud

 

Proyectos para el desarrollo rural sostenible en Aragón (3): Comarca del Aranda

 

Proyectos para el desarrollo rural sostenible en Aragón (4): Comarca del Campo de Belchite

 

Proyectos para el desarrollo rural sostenible en Aragón (5): Comarca de Gúdar–Javalambre

 

Proyectos para el desarrollo rural sostenible en Aragón (6): Comarca de Hoya de Huesca

 

 

Información elaborada con la colaboración del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados