Recuerdo y reconocimiento

28. mayo 2013 | Por | Categoria: Columna Invitada, Magazine, Opinión

POR JESÚS MOLÍNS

El 29 de mayo de 1991, ETA atentó contra la casa-cuartel de la Guardia Civil de Vic (Barcelona).

La casa cuartel era un edificio de tres plantas situado en Vic, capital de la comarca de Osona de unos 30.000 habitantes y situada a 70 km. de Barcelona.

En su interior residían 14 guardias civiles con sus respectivas mujeres y un total de veintidós niños.

El atentado consistió en lanzar un coche bomba que contenía unos 200 kg. de amonal contra la casa cuartel. Lo dejaron caer desde la calle que bajaba al cuartel, hasta introducirse por la puerta de acceso al patio, haciendo explosión en su interior.

La explosión mató a 10 personas (cinco de ellos menores) y causó heridas a 44 personas.

El atentado respondió a una consigna de la dirección de ETA encaminada a perpetrar importantes matanzas en Cataluña, con motivo de la celebración, justo un año después, de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Unos meses antes, el mismo “Comando Barcelona” había asesinado a seis policías en Sabadell.

Al día siguiente del suceso, las investigaciones de los Servicios de Información de la Guardia Civil condujeron a la localización de los autores del atentado en la localidad de Llissá de Munt.

Cuando los miembros de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil intentaron detener a los terroristas, éstos se negaron a entregarse y respondieron con disparos, lo que produjo un tiroteo en el que resultaron muertos Jon Félix Erezuma y Joan Carles Monteagudo (ex miembro de Terra Lliure) y fue detenido Juan José Zubieta, que no opuso resistencia, con lo que el comando quedó desarticulado.

En el enfrentamiento también resultó herido un guardia civil, que fue alcanzado por un disparo en un brazo, siendo trasladado a un hospital de Granollers.

Además, se produjo la detención de otras tres personas que prestaban apoyo logístico al “Comando Barcelona” de ETA, incluida la propietaria de la furgoneta con que se dieron a la fuga.

Al día siguiente del atentado, y convocado por los sindicatos, se produjo en toda Cataluña un paro de cinco minutos en rechazo del atentado terrorista.

Los restos del cuartel que quedaron en pie (sólo la fachada principal) fueron derribados.

Por los familiares de las víctimas del atentado se solicitó la ubicación en el lugar de un centro social en recuerdo de las víctimas de la masacre y el Ayuntamiento de Vic, en el año 2011, proyectó la construcción de una biblioteca en dicho solar.

1991 fue un año especialmente sangriento, ese año ETA  asesinó a 46 personas.

Mi recuerdo y total reconocimiento para las víctimas del terrorismo.

Foto: Goldorak 

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados