¡¡¡ Rescatados !!!

12. diciembre 2012 | Por | Categoria: Magazine, Opinión, Sin fecha de caducidad

Bien, todo se ha solucionado, ya nunca más crisis, las gordas vacas se agolpan tras nuestras puertas esperando que en cualquier momento las abramos.

Pues no, la cosa no es así.

40.000 millones de euros que devolveremos, con sus intereses por supuesto, entre casi todos los españoles pero que van directamente a las cuentas bancarias de la propia banca.

Con ellos, por ejemplo, se acometerán acciones tan loables como despedir a 5.000 personas en Bankia pudiéndoles pagar la nada desdeñable indemnización de 22 días por año trabajado siempre que la cantidad no sobrepase la equivalente a 14 meses de salario.

De esas 5.000 personas, algunas se prejubilarán pasando a percibir sus ingresos de las arcas públicas, o sea, de los ciudadanos, mientras el resto se integrarán en ese pozo sin fondo que suponen las listas del paro y, durante algún tiempo, recibirán también de las arcas públicas los ingresos que necesitan y a los que, sin duda alguna, tienen derecho.

Moraleja: sigamos pagando, sin límite alguno, el chantaje.

Y el caso es que si, al menos, los números que persiguen nuestros jefes (que no representantes políticos), salieran, quizá pudiéramos tragar sapos y más sapos ante la posibilidad de acercarnos a la dirección correcta.

Pero no.

Las previsiones de déficit, por ejemplo, varían en función del organismo de turno, pero ya se publican opiniones que lo sitúan incluso en el 8 %, lo cual supone no una barbaridad sino un macrocaos macroeconómico que podría situar el follón griego a la altura de una comedia si lo comparamos con el futuro follón españolito.

Mientras tanto, nuestros ministros de ramos diferentes no paran de hacer amigos, eso sí, jamás por su culpa, ni tan siquiera por su responsabilidad.

Ellos, que no ahorran sacrificio personal alguno para remar al unísono para solucionar los problemas reales de los ciudadanos, tal como repetían hasta el aburrimiento cuando eran oposición, toman decisiones difíciles por nuestro bien aunque no estemos preparados para entenderlo.

Si es que somos como niños.

Por ejemplo, nuestro ministro de Justicia está haciendo eso, Justicia, con las decisiones que está tomando. El hecho de que todo el mundo mundial de la judicatura, fiscalía, etc., etc, y más etc., lo ponga verde hasta desde el punto de vista profesional, no responde más que a un morro generalizado entre todo ese mundo mundial.

Pobrete.

Por ejemplo, nuestro ministro de Cultura, tan incomprendido por todos los Rectores universitarios, seguro que también por una cuestión de días de libre disposición o algo así como le pasa a su colega justiciero, ha dado con la clave de nuestra salvación: ya que no son capaces de salvar nuestras vidas, este señor, al menos, pretende salvar nuestras almas.

¿Alguien me puede contar algo que me aporte un mínimo de esperanza, por favor?

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados