El Rocktubernio. Rock desde las ondas

22. octubre 2012 | Por | Categoria: Comunicación, Cultura y Ocio, Magazine

En estos días “de charanga y pandereta” en los que las “grandes propuestas de las productoras musicales”, tienden a marcar su tendencia con productos prefabricados, anclados en conceptos musicales muuuy complejos (por si no queda claro estoy siendo irónico) como seguir patrones como las tonalidades de un do mayor, con su sol7 dominante, un do tónico y un fa subdominante… es de agradecer que algunos se empeñen por seguir la estela del Rock y el Heavy metal. Porque tanta cara bonita, tanta sonrisa inquietante enmarcada en rostros de juventud desbordante llega, no ya a gestar tedio, sino a envidiar a los sordos. Y es que, al margen de que haya que tener un buen par de… bemoles para salir al escenario armado solo de una voz incapaz de disimular un mal gusto beligerante, es un placer que en algunos programas de emisoras de radio alternativos nos insten a seguir recordando otras músicas.

Y ya perdonarán lo largo de las frases, pero es que es ponerse a hablar de rock y uno se pierde….Rock and roll, Rock psicodélico de los sesenta, Rock progresivo, Folk rock, Hard rock…, por no hablar de conceptos más lejanos al Rock como el Heavy, Trash, Death o Punk, son conceptos que han pasado a la sombra de la imposición de las modas mediáticas. Cierto es que algunos grupos no eran más que figurantes prefabricados con un aire de duro y pocas nociones de música. Pero no es menos cierto que otra gran parte de los grupos eran, fueron y son, ante todo y sobre todo, músicos.

Volver a radio y deleitarse con una progresión de acordes es originaria del blues (es decir, Fundamental – Subdominante – Fundamental – Dominante – Subdominante – Fundamental… y ya, no aburro más) con arreglos y voces para secciones de metal y coros y el sonido eléctrico de las guitarras capaces de transmitir más allá de riffs redundantes dejan un interesante gusto en el tímpano. Los directos que bandas –verdaderas orquestas electrificadas- brindaban al respetable –y a los no respetables también- pudiendo permitirse el lujo de improvisar bajo esa omnipresente escala pentatónica conocida como la “escala de blues”, si no fácil, posible. Y programas como éste, en una generación que como la del que suscribe este breve artículo, conformando la quinta más numerosa de la sociedad, supone volver a los orígenes. Nuestra generación, oriunda del rock que en su mayoría vio tras su paso por la universidad el comienzo de  su maldición (alternancia entre empleo, paro y malos salarios de forma permanente) sigue recordando aquellos años dorados del heavy, el rock y “la madre que los parió”. Y ya puestos a ser prosaicos, con el permiso de la vieja tonadilla Rey del Maná “permítaseme una verbigracia musical”: como parte de esa generación acunada por el rock en mi pasado, con más o menos atino, sin dinero o con dinero escuche siempre lo que quise (y no, mi palabra nunca fue ley).

En ese sentido se agradece la presencia en las ondas de rocktubernio, un programa de radio que desde hace ya un tiempo puede escucharse en la sintonía de radio topo, una clásica que continua haciendo camino y haciendo suyo el sendero generado por otras radios libres aragonesas que desde finales de los años setenta hasta hoy, han permitido a distintas generaciones de personas encontrar en ellas un medio para expresarse, compartir, agitar, difundir, divertirse y escuchar música. Sin ánimo de hacer un análisis exhaustivo, desde Antena del Ebro a Radio Grillo, pasando por la ochentera Onda Verde, proveniente de la casa de Juventud del Casco Viejo, Radio Antena, Radio Zierzo, Radio La Granja, Radio Carcoma Canal Imperial, la ya clásica Radio MAI, o Radio Rabal entre tantas otras, sin olvidar la entrañable Radio Hawaii, nacida  en el antiguo centro penitenciario de Torrero a mediados de los 80 que daba voz a los presos que emitían en el 103.0 de la FM, son numerosas las emisoras que han contribuido a generar un espacio de opinión propio y alternativo en Zaragoza.

El programa de radio Topo en cuestión, como es lógico sólo es uno entre tantos que no pueden ni deben menoscabarse y que –por qué no decirlo- ha subyugado a quien escribe ante su propuesta fresca y amena. De ahí que, tras escuchar el último programa emitido, aprovecho estas líneas para invitar al lector a sintonizar éste u otros programas locales distantes de la parrilla más convencional a la que nos tienen acostumbrados. Radios alternativas al canon establecido cultural y musical,  con programas como éste, nos permiten  pasar un buen rato y de paso, ponernos al corriente de nuevas propuestas sin dejar de recordar a los clásicos. Porque “amiguitos” por más que nos salgan canas  y a pesar de que “The show must go on”, siempre nos quedará Barón Rojo para revindicar… “mi rollo es el rock”.

¡Larga vida al metal y al Rocktubernio!

 

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados