RUGBY / 6 NACIONES – Una Italia bien construida pone caro el triunfo a Irlanda (11–13)

5. febrero 2011 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

banda_seccion_deportes

La progresión del rugby profesional en Italia es una realidad incontestable, hasta el punto de que es cuestión de tiempo que la selección transalpina deje de ser la cenicienta del torneo de las Seis Naciones.

 

Hoy, a punto ha estado de dar la sorpresa en el Stadio Flaminio de Roma, ante una Irlanda que, a pesar de encontrarse en un periodo de renovación de los míticos jugadores que tantas alegrías dieron a su país durante la pasada década, no ha perdido ni un gramo del tradicional oficio del rugby irlandés.

 

Los italianos saltaron al terreno de juego del Estadio Flaminio sin ningún complejo de inferioridad, luchando por cada posesión y ejerciendo un claro dominio territorial.

 

En el minuto 6, Mirco Bergamasco adelantaba al XV del Laurel en el marcador con un golpe transformado (3–0). Había que esperar al minuto 9 para ver la primera incursión irlandesa en la 22 rival, aunque una defensa local excelente era capaz de contrarrestar el rápido juego a la mano de los irlandeses.

 

La posesión del oval era para los italianos, mientras Irlanda trataba sin éxito de encontrar su juego.

 

Hasta el minuto 19, el juego se ha desarrollado en el terreno irlandés. Pero a partir de la mitad de la primera parte, Irlanda ha comenzado a adelantar líneas para instalarse durante varios minutos en la 22 rival.

 

El apertura Sexton y el segundo centro O’Driscoll a punto estuvieron de conseguir el primer ensayo para Irlanda, pero la solidez defensiva italiana pudo pararlos a escasos metros de la línea de marca. El XV del Trébol no rentabilizaba su presencia continuada en la 22 local, aunque en el ambiente flotaba que los puntos podían llegar en cualquier momento.

 

Hubo que esperar al minuto 26 para que un golpe a palos de Sexton equilibrase el marcador (3–3).

 

El oval volvió a cambiar de manos, e Italia se vino arriba de nuevo, recuperando el territorio perdido durante la fase anterior del encuentro. Irlanda se sustentaba en el oficio de sus veteranos y en el buen trabajo de su apertura, mientras que Italia sacaba partido a su ventaja en delantera (890 kilos, frente a 876 de los irlandeses) y a su contundencia defensiva.

 

La primera parte terminó con fases de dominio alterno en las que el juego pasó a desarrollarse entre las líneas de 22. No obstante, aún hubo tiempo para que Bergamasco pasara un golpe en el minuto 40 (6–3) desde una posición desfavorable.

 

El segundo tiempo comenzó con la incógnita de saber si Italia iba a ser capaz de mantener el mismo tono físico de la primera, para hacer frente a la superioridad técnica irlandesa.

 

Precisamente, del oficio de O’Driscoll llegó el primer ensayo del partido en el minuto 43, tras una larga presencia del XV del Trébol en la 22 rival. Con la posterior transformación de Sexton, se colocaba el 6–10 en el marcador.

 

El XV del Laurel defendía con ganas su línea de marca, aunque el dominio territorial irlandés hacía presagiar una victoria de los de O’Driscoll. Sin embargo hacia la mitad de la segunda parte, Italia se sacudió la presión del rival y puso en marcha su arma secreta: la delantera. Un avance de 20 metros en maul hasta quedarse a diez de la línea de marca irlandesa hizo que el Stadio Flaminio se viniera arriba y con él, el equipo.

 

Incluso, Italia pidió melé a diez metros de la línea de ensayo para jugar el golpe de castigo con el que los irlandeses fueron sancionados a la hora de detener el avance anterior. Pero el atrevimiento de los italianos no se tradujo en puntos ya que la melé no se movió del sitio.

 

Sin embargo, todo era posible porque Italia había recuperado la iniciativa tras el bache que su juego había sufrido a principios de la segunda parte. Las cosas se pusieron todavía mejor para el equipo local cuando en el minuto 73 el árbitro Romain Poite mostraba la tarjeta amarilla al flanker irlandés Denis Leamy, con los consiguientes diez minutos de exclusión del campo.

 

Irlanda iba a acabar el partido con 14 jugadores, lo que fue aprovechado en el minuto 75 por los italianos para lograr su primer ensayo, cuando el zaguero Luke McLean posaba el oval después de que la tres cuartos local lo hubiera basculado para lograr superioridad en el ala izquierda del ataque (11–10).

 

Faltaban sólo cinco minutos e Italia vencía a Irlanda. Pero la veteranía aún no había dicho su última palabra, ya que en el minuto 77, Ronan O’Gara (que había sustituido a Sexton once minutos antes) pasaba un drop, adelantando de nuevo a su equipo (11–13).

 

El último ataque italiano, construido sobre varios pick and go en el medio campo irlandés, culminaba con un intento de drop fallado por Fabio Ongaro. No había tiempo para más. Irlanda se llevó los puntos, e Italia una gran satisfacción por el trabajo bien hecho.

 

 

Foto: rbs6nations.com

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados