RUGBY / 6 NACIONES – Gales se impone por la mínima a Irlanda en un espectacular partido (21–23)

5. febrero 2012 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

Magnífico partido el que han ofrecido esta tarde Irlanda y Gales sobre el césped del Aviva Stadium de Dublín, en el cierre de la primera jornada de este RBS VI Naciones 2012. Un encuentro que no ha defraudado las expectativas creadas, teniendo en cuenta los intensos choques que estas dos selecciones nos han ofrecido durante los últimos años.

80 minutos en los que ambos conjuntos han luchado por la victoria, sabedores de que el rival constituía uno de los principales escollos para alcanzar el triunfo final en el torneo.

Irlanda comenzó marcando (3–0) un golpe de castigo lanzado por Sexton en el minuto 4, para a continuación ceder la iniciativa a los galeses. Fruto de este dominio (que en el minuto 10 de juego se situaba en el 61% de posesión y en el 59% de territorio para el XV del Dragón), llegaba en el minuto 14 el primer ensayo galés, a cargo del segundo centro Jonathan Davies, que había recibido un buen pase de su apertura Rhys Priestland, más allá de la línea de ventaja rival (3–5).

El dominio de los de Warren Gatland era tan evidente que a mitad de la primera parte los galeses ya habían ganado 14 balones en la zona de 22 contraria, por ninguno los irlandeses.

Sin embargo, Gales no conseguía traducir en puntos su presencia en la 22 irlandesa; en parte, por la nefasta aportación de Priestland en sus tiros a palos. No sólo había fallado la transformación del ensayo, sino que en el minuto 19 el jugador de los Llanelli Scarlets enviaba incomprensiblemente al palo izquierdo un golpe de castigo centrado y cercano a la línea de marca.

En el minuto 25, la posesión del oval por parte de Gales se elevaba hasta el 63%, y su dominio territorial, al 73%.

Fue poco después cuando Irlanda decidió despertar de su letargo y, con una actitud más ofensiva, se atrevió a traspasar con soltura la línea de medio campo.

Fruto de esta nueva fase de juego, llegaba en el minuto 37 el primer ensayo irlandés, a cargo del talona Rory Best ejerciendo de ala, tras recibir el oval de Tommy Bowe, que a su vez lo había recibido de Jonathan Sexton (10–5).

Con esta intensidad, se llegaba al final del primer tiempo, que gracias al último empuje irlandés, señalaba un 54% de posesión del balón para Gales y un 60% de dominio territorial.

La segunda mitad comenzaba con la transformación de un golpe de castigo para el XV del Trébol a cargo de Sexton (13–5), y con un nuevo error clamoroso de Priestland en el intento de réplica. Sí acertaría, sin embargo, el zaguero galés Leigh Halfpenny en el minuto 52, como nuevo pateador del equipo (13–8).

Gales se lanzaba de nuevo al ataque, y tres minutos más tarde, conseguía su segundo ensayo a cargo nuevamente de Jonathan Davies, a quien George North había entregado el oval en un espectacular pase a la remanguillé. Halfpenny acertaba de nuevo en los palos (13–15).

La iniciativa en el juego pasaba entonces al equipo local, que conseguía adelantarse de nuevo en el marcador con un golpe transformado por Sexton (min. 59), tras una vibrante jugada desarrollada en la 22 galesa (16–15).

Poco después, los galeses se quedaban con uno menos durante diez minutos, al ver el segunda Bradley Davies la tarjeta amarilla por un placaje peligroso. El XV del Trébol veía aquí su oportunidad para sentenciar el partido.

Después de cinco minutos en la 22 rival, llegaba el segundo ensayo local, esta vez de la mano de Tommy Bowe, que aprovechaba la superioridad creada tras un cambio de orientación del ataque hacia el lado abierto. Sexton fallaba la transformación en el momento más inoportuno (21–15).

Los últimos diez minutos fueron la fase más intensa del juego, ya que lo ajustado del marcador hizo que ambos equipos se lanzaran en pos de la victoria.

En el minuto 73, Sexton fallaba un golpe centrado pero lanzado desde su propio campo. En el 75, el XV del Dragón lograba ensayar de nuevo gracias a George North, aunque Halfpenny erraba la transformación (21–20).

En el minuto 79 y con Gales volcado en el ataque entre las líneas de 10 de y 22 de Irlanda, el flanker local Stephen Ferris decidía entregar el partido a sus rivales con un placaje peligroso que suponía su tarjeta amarilla, y lo que es peor para los intereses de Irlanda, un golpe de castigo que Halfpenny se encargaba de transformar (21–23).

No hubo tiempo para más. Gales salva su primer escollo para ganar el Seis Naciones 2012, con permiso de Francia, mientras que Irlanda demuestra recursos suficientes para optar al título, aunque desde hoy deberá esperar el fallo de alguno de sus rivales.

Foto: Press RBS Six Nations

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados