RUGBY – El hemisferio sur deja al norte sin representación en las semifinales de la Copa del Mundo de Inglaterra

19. octubre 2015 | Por | Categoria: Deportes, Magazine

POR JAVIER GRIMAL

Por primera vez en la historia de los Mundiales de rugby, el hemisferio norte no tendrá representación en las semifinales. El cuádruple duelo norte-sur que habían deparado los cuartos de final, se ha decantado por completo a favor de Springboks, All Blacks, Pumas y Wallabies.

La fase de cuartos comenzaba el sábado por la tarde con un emocionante Sudáfrica-Gales, en el que los europeos, a pesar de las lesiones que les han acechado en esta Copa del Mundo, plantaron cara a los sudafricanos, hasta el punto de que en el minuto 74, el marcador reflejaba un 18-19 para los del norte. Sin embargo, un ensayo de Fourie du Preez en el minuto 75 dejaba el 23-19 final.

El encuentro más desequilibrado se jugó durante la noche del sábado entre una casi perfecta Nueva Zelanda y una patética selección francesa que, para colmo de desgracias, vio como su mejor jugador, el mago Michalak, caía lesionado en el minuto 10. 62-13 fue el resultado final de un partido en el que el ala neozelandés Julian Savea brilló a la altura del legendario Johan Lomu. Francia, por su parte, deberá rectificarlo todo de cara al futuro.

Eliminados los XV del Dragón y del Gallo, Irlanda se erigía como la mejor apuesta del hemisferio norte para las semifinales, pero los Pumas no dieron ninguna opción al XV del Trébol. Dos ensayos transformados y un golpe convertido, habían colocado un 0-17 en el minuto 13. El vigente campeón del VI Naciones intentaba reaccionar contra el tercero del último Rugby Championship, colocándose a tres puntos (17-20) al comienzo de la segunda parte, gracias a un ensayo de Murphy convertido por Madigan, pero la mayor fortaleza física y mental de los argentinos (que este año ya habían vencido a Sudáfrica en Durban) fue decisiva en la última fase del encuentro. Al final, 20-43 para los Pumas, que han entrado por derecho propio en el primer nivel del rugby mundial.

Y la polémica quedaba reservada para el cuarto y último encuentro de cuartos, que ayer disputaron Australia y Escocia en Twickenham. A priori, y visto lo visto en la fase de grupos, lo único que estaba en juego era la diferencia de puntos por la que los Wallabies iban a derrotar al XV del Cardo. Pero en rugby, nada está escrito. Escocia, en su mejor partido del año, mereció ganar un encuentro que dominaba en el marcador (32-34) a falta de cinco minutos para su conclusión.

Pero en ese momento, sucedió algo que no suele ocurrir en rugby: dos árbitros (el juez principal y el juez de vídeo) que decidieron intervenir en el juego para otorgar la victoria a quienes no la merecían. Y es que en un deporte donde se han incorporado las más modernas técnicas audiovisuales para evitar los errores arbitrales, resulta incomprensible que ni el árbitro principal, el sudafricano Craig Joubert, como su juez de vídeo, el neozelandés Ben Skeen, cerrasen los ojos ante un placaje retardado y peligroso que el australiano Drew Mitchell cometió, a poco más de un minuto para el final, sobre el escocés Stuart Hogg.

Esta jugada, que a buen seguro hubiera cambiado el signo del encuentro cuando el marcador señalaba un 32-34 para los del Cardo, vino seguida por un rigurosísimo golpe de castigo a favor de los Wallabies, que Foley transformaba para llevar a su equipo, inmerecidamente, hasta las semifinales (35-34).

Antes, nada más iniciarse la segunda parte, y con un Australia 15 – Escocia 16 en el marcador, el árbitro sudafricano ya mostró sus cartas al expulsar durante diez minutos con tarjeta amarilla al ala escocés Sean Maitland por un avant involuntario, que la imaginación de Craig Joubert convirtió en voluntario. Deleznable actuación arbitral que recordó por un momento a la protagonizada por otro árbitro, también sudafricano, llamado Jonathan Kaplan, que en el VI Naciones 2011 decidió dejar a Irlanda sin opciones de disputarle el trofeo a los ingleses.

El consuelo para el hemisferio norte es que ayer, sobre el césped de Twickenham, el sexto clasificado del 6 Naciones fue mejor que el actual campeón del Rugby Championship (o como les gusta decir a algunos puristas, el quinto del hemisferio norte superó en juego al segundo del hemisferio sur, siempre según la clasificación mundial del WR).

En cualquier caso, esperemos que la World Rugby tome medidas contra Joubert y contra Skeen, a no ser que ambos actuaran teledirigidos para garantizar la presencia de Australia en semifinales, lo cual significaría que el profesionalismo y los intereses comerciales están comenzando a dañar a uno de los deportes más nobles que el ser humano ha concebido.

Foto: http://www.rugbyworldcup.com/

 

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados