Se nos ha muerto Juan Perpiñá, cofundador de Crónica de Aragón

5. octubre 2011 | Por | Categoria: Magazine, Opinión

banda_seccion_necrologica

Por Javier Grimal

 

Luchó contra la enfermedad durante un año, porque jamás se planteó otra opción: él era un luchador. Al final la cosa quedó en tablas porque ayer Juan Perpiñá, amigo y cofundador de este diario, perdió la batalla de la vida pero ganó la de la dignidad.

 

Juan quiso irse sin ruido, sin ceremonias, funerales o velatorios, supongo que desde la falsa idea de que este silencio iba a ser capaz de acallar el tremendo estruendo de su valía personal y profesional. Juan quiso irse discretamente, privando incluso a los amigos de darle nuestro último adiós, imagino que para no hacernos pasar un mal rato.

 

Coherencia hasta el final; así era Juan.

 

Ahora sería el momento de decir todas esas cosas que se dicen en estos momentos, que le recordaremos siempre, que su ejemplo es un camino a seguir, que deja un hueco imposible de llenar,… y todas esas cosas serían ciertas, pero insuficientes.

 

Y lo son porque Juan estaba un peldaño por encima de los tópicos funerarios, ya que era una de esas raras personas que contribuyen a mejorar el mundo con su firme determinación para mejorarlo, haciendo posible lo imposible.

 

De hecho, el último comentario que realizó en su blog personal Mayores en Apuros, reflexionaba sobre la vida y la muerte para concluir que “la grandeza de una vida” es “hacer posible lo que para otros es imposible lograr”.

 

Miles de recuerdos asaltan en estos momentos a quienes tuvimos la suerte de conocerle; y son todos positivos. Con eso está todo dicho. Sólo esperamos que ya estés disfrutando, amigo Juan, de las verdes praderas de Manitú, como a ti te gustaba decir para referirte a este momento.

 

Hasta siempre, amigo.

 

Tags: ,

8 Comments to “Se nos ha muerto Juan Perpiñá, cofundador de Crónica de Aragón”

  1. maria jesus dice:

    La verdad, es que no tengo palabras, un silencio se ha apoderado de mi cuando me he enterado de la noticia. Todo lo que diga de Juan es poco por todo ello, solo voy a decir gracias, gracias Juan por haberme dado la oportunidad de conocer la bellisima persona que eras, y sobre todo por tu humanidad, humildad y tu calidad humana. Siempre estarás en mis pensamientos y como tu me dijiste la ultima vez que nos vimos: hasta siempre, Juan

  2. Mª Eugenia Gascon martin dice:

    Perpi, nunca te olvidare y siempre estaras en mi corazón.

  3. Armando Sanjuán dice:

    Amigo Juan: No encuentro palabras que puedan expresar mis sentimientos, mi dolor y… el habernos dejado para siempre sin poder darte un abrazo. Mi condición de hombre de FE, no entiende de otra cosa que no sea afecto, cariño y respeto. Para mi, la pérdida de un amigo es como un vacío en mi Alma. dificilmente olvidable.
    Seguro que tu condición humana no pasará inarvertida en el todo poderoso. Desde la tierra, como es mi costumbre, rezare un padrenuestro durante diez dias. Descansa en Paz . Estos sentimientos de pesar, los hago extensivos a la familia en unos momentos duros, muy duros. Dicen que la vida sigue, evidente, pero……¡¡.no es igual !!.

  4. Juan Manuel dice:

    La nobleza ya se percibía en el fondo de tus ojos. La solidaridad era otro de tus mandamientos. La honestidad, la transparencia, la rebeldía ante el abuso, la injusticia y la humillación. Cualidades que defendias con vehemencia. Querido Valenciano Perpiñá. Aunque te has ido…, no del todo, porque algunos nos hemos quedado impregandos de una parte de cada una de esas cualidades que en tu honor seguiremos cultivando.

    LLoraría, pero se que no te gustaría. Así que no lloro.
    Hasta siempre Juan Perpiñá

  5. Alberto José Lapuente dice:

    Tuve la oportunidad de conocerlo en una ocasión, y solo puedo decir que por lo poco que pude hablar con él me transmitió algo que se nota a la legua en las personas que son así. ¿Qué me transmitió? Pues que tenía un gran corazón, o lo que es lo mismo, que era un gran hombre que iba con la sinceridad por delante.

    No diré en paz descanse, ya que yo pienso que la vida no termina aquí, en este plano físico, así que diré que seguramente está bien y estará dando caña allá donde esté (si ésta es requerida), y de no ser así, pues de algo no tengo duda, él está bien. 🙂

  6. angeles pelegay dice:

    Está bien, no lloro. Pero joder, el mundo hoy, es un poco más cutre…
    Cada vez que hable con un sinvergüenza, veré tu media sonrisa, y notaré tu ausencia

  7. Rubén dice:

    Que la tierra te sea leve, Juan. Un fuerte abrazo, allá donde estés.

  8. sesi dice:

    Siempre me enorgulleció decir que tú eras mi tio Juan,mi padrino, siempre admirado y respetado,por tu saber estar, tus ojos azules llenos de nobleza y bondad. Cuántas risas me sacaste en mis malos momentos, con tu eterna alegría, y tu paz que conservaste hasta el último momento. Cuando te necesité ahí estuviste, sin hacer alardes, sin ruegos, ahí, sin más. Yo para ti era «la chiqueta», y una parte de ti siempre quedará en mi. Y aunque te hayas ido tan en silencio es verdad que algo en el interior grita que ya no estás. Hasta pronto tío.