Seis enclaves imprescindibles de Aragón

21. octubre 2015 | Por | Categoria: Cultura y Ocio, Magazine, Ocio y espectáculos

Aragón es símbolo de la resistencia a la expansión musulmana durante la Edad Media. Nuestra historia está plagada de tenacidad, religión y luchas entre civilizaciones que han dejado huella en cada trazado que delinea nuestra geografía. No tiene ni costa, ni la necesita, la historia y el encanto que envuelve a nuestra región hace de ella un territorio con carácter. Cualquier viajero que quiera saber qué visitar en Aragón debe tener en cuenta los destinos que aquí te dejamos para descubrir e indagar más sobre nuestra tierra.

Zaragoza

La influencia de la Exposición Universal de 2008 rediseñó la capital aragonesa, otorgando a su paisaje dos ciudades bien diferenciadas. Por un lado, la originalidad de la arquitectura del Acuario Fluvial o los puentes erigidos para conmemorar este evento internacional que tenía al agua como protagonista. De otro lado, la Zaragoza antigua se ve plasmada en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, una de las edificaciones católicas más importantes de España.

Teruel

Aunque muchos la conocen por la historia de los ‘Amantes de Teruel’, esta urbe es una incesante demostración de riqueza patrimonial. En otros tiempos la llamaron la Ciudad Mudéjar, debido a la perfecta conservación de su rica arquitectura de este estilo, reconocida por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. La Catedral Santa María de Mediavilla, la Iglesia San Martín y la Iglesia de San Pedro, son los edificios más significativos dentro de esta corriente estética.

Albarracín

El visitante que tenga la suerte de conocer Albarracín podrá observar como el más puro medievo diseñó a uno de los pueblos más hermosos de España. Compuesto por callejuelas inaccesibles para los vehículos, esta localidad se protege tras las murallas y tiene como epicentro al Castillo del Andador, desde el que se puede vislumbrar la magnificencia del rojizo lugar.

Huesca

Huesca es una ciudad moderna y acogedora que ha sabido conservar su carácter y su rico pasado milenario. Su fuerte posición en la Edad Media dejaron en la región joyas como el Castillo de Loarre, considerado como máximo exponente del románico aragonés. Una infraestructura que tiene sus muros impregnados de la historia sobre la resistencia norteña a la expansión islámica.

Barbastro

No todo en Aragón es caminar por parajes naturales o ciudades. Esta región, preñada de posibilidades, también se erige como cuna de vinos de calidad. Como es el caso de Barbastro, capital del Somontano y de los buenos caldos. En esta localidad el viajero podrá indagar en la historia a través de la Catedral de la Asunción, a la par de visitar los espacios y bodegas destinados a dar a conocer el vino autóctono.

Aínsa

Nunca hubo una piedra más acogedora como la de Aínsa. En este pueblo medieval imperan los muros gruesos que protegen de las bajas temperaturas y que, antaño, salvaguardaban a la población de los ataques externos. La Morisma es la fiesta más popular, se trata en una representación de la victoria del rey Garci-Ximenez sobre los árabes.

Fotos: archivo cronicadearagon.es (1 a 4) / Willtron (5) / JL Filpo Cabana (6)

 

Tags: , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados