Sindicalismo y desigualdad, según el FMI

17. abril 2015 | Por | Categoria: Economía, Magazine

POR BARTLEBY, EL ESCRIBIENTE

En el último número de Finances and Development, el boletín trimestral del Fondo Monetario Internacional (FMI), aparece un artículo firmado por dos economistas de este organismo titulado “Power from the People” en el que ponen en duda el posicionamiento tradicional del FMI en política laboral que ha servido de inspiración a las reformas tanto en España como en otros muchos países.

La tesis que sostienen Florence Jaumotte y Carolina Osorio Buitron, autoras del estudio, es que ha sido precisamente el debilitamiento de los sindicatos en los últimos decenios lo que ha favorecido el aumento de las rentas más elevadas, en perjuicio de las más bajas: “Nosotras establecemos claramente la existencia de una relación entre la caída de la tasa de sindicalización y el aumento de la cuota de las rentas más altas en los países desarrollados durante el periodo 1980-2010”.

Tradicionalmente se venía señalando a la globalización, el desarrollo tecnológico, la desregulación financiera y la caída de la progresividad de los tipos impositivos como los responsables de la desigualdad creciente. Pero las autoras ponen el punto de atención en el hecho de que la desarticulación sindical es una de las causas fundamentales de la desigualdad y que, por tanto, unos sindicatos fuertes podrían llegar a inducir al legislador a intensificar el esfuerzo redistributivo.

Me dirán ustedes que a estas alturas descubrir el Mediterráneo no es cosa digna de elogio, y menos si lo hacen unos piratas. Pero no me negarán que tiene su punto bizarro que vengan ahora los bandidos del FMI a recordarnos un hecho evidente al que han contribuido precisamente a socavar ideológicamente, cuando no a base de chantajes. Porque esa ha sido la base del triunfo del neoliberalismo: la desarticulación de la clase trabajadora reduciendo su capacidad de organización, y por tanto, su fuerza negociadora.

La consecuencia es una desigualdad y una pobreza laboral que están comenzando a tensar las costuras que amordazan las falacias cartesianas del liberalismo fin de siglo.

En el fondo, nos dicen las autoras del estudio, todo es una cuestión política, de hegemonía, palabra gramsciana tan de moda otra vez. O como dice con más salero el ministro de Economía griego Varoufakis: “la economía, como mucho, es una ideología con ecuaciones”.

Foto: GeeJo

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados