Tráfico de armas: vida y muerte en el PP

16. enero 2014 | Por | Categoria: El ojo atípico, Magazine, Opinión

Lo que son las cosas. El ministro del aborto en el PP, señor Gallardón, gallardonea con mucho rumbo y tronío la ley del aborto para que cada polvo no sea cosa baldía, y halle debida recompensa en la creación humana pertinente, para que luego, pasado un tiempo, diez, veinte, cuarenta años, llegue el comerciante de armas señor Morenés, hoy ministro de Ángela Merkel, la lisiada por pesñacazo/esquí,  a través del gobierno de Rajoy, con sus bombas racimo fabricadas en Instalaza, Zaragoza, y se los cargue. Claro que, el negocio es el negocio.

El nicho de negocios que representaba la fabricación y comercialización de las bombas racimo se veía muy feo, porque eso  de que los muertos caigan como moscas, esta feo, la verdad, y por esta razón se alcanzó una moratoria, al menos en apariencia, para evitar que los muertos no siguieran cayeran en racimo por las bombas de Morenés, que fueran muertos en Iraq a manos de animales de empresas privadas de Seguridad, o por bombas inteligentes de matar a los invitados de una boda ya es otra cosa. Cosa del mercado, de su libertad, para que buenamente unos cuantos se enriquezcan  a base de sangre.

Si resultara que esta sangre es de inocentes con llamarle daño colateral en aras del beneficio neoliberal libremente obtenido ya es más civilizado, más a tono con el neoliberalismo, más acorde con las solemnes declaraciones de José María Aznar y concordante con el “deber” de empobrecer a la población española de Mariano Rajoy.

Conocedor del paño neoliberal que es el hoy ministro de armas, escopetas y demás de Ángela Merkel , a través del gobierno de Rajoy, señor Morenés, cuando era simple tendero de armas se vio afectado por la moratoria de fabricar bombas de matanza en racimo, sintiéndose noble y legítimamente afectado en sus bolsillos, sin renunciar al derecho de enriquecimiento como sea que le asiste, como buen neoliberal, decidió reclamarle a todos los españoles para que le fueran embolsado en sus bolsillos la cantidad de casi 60.000.000 de euros del ala (SESENTA MILLONES DE EUROS) por los beneficios que iba a dejar de obtener, a los que le dio el rumboso nombre de “daño emergente y lucro cesante”. O sea, que Morenés, por que sí, porque es un neoliberal de raza, se encoña en que le hemos de dar todos los españoles las ganancias que solo estaban en su pensamiento, y así, ni corto ni perezoso, se lo reclama al Estado.

Algo parecido, Dios y neoliberalismo mediante, a lo que hará, si no ha hecho ya, el merengue presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, porque una de sus sociedades buscadoras de petróleo en el fondo del mar matarilerilerón en Tarragona, ha tenido que suspender sus trabajos de escarbar en las arenas movedizas del Mediterráneo, por la cantidad de movimientos sísmicos que ha originado en Tarragona y su comarca, y que podrían rondar los casi 2.000.000 de euros, los que unidos a las decenas de millones de euros con los que nosotros, pobres sufridores de las políticas carcomientes de Mariano Rajoy, que es un santo, todo sea dicho, o sea, el Estado, tiene comprometidos ante el gobierno de Panamá para que los perspicaces neoliberales de Sacyr, que ni siquiera son todos españoles, se garrapiñen y engatillen a tiro fijo y beneficiosamente, lo que tenían previsto garrapiñarse, que no está mal, yo lo reconozco.

Pero anda el tiempo, y la filosofía del hoy rico señor Zaplana, telefónico de pro y otrora cabeza punzante del PP, de meterse en política para forrarse da sus frutos y avanza que es una barbaridad, se la aplica  el que fuera simple tendero de armas y bombas tipo arracimadas, que es hoy el ministro de cartuchos y armas diversas de inteligencia ciertamente mortíferas, del gobierno delegado de Ángela Merkel, pasando por el de Rajoy, se encuentra con que aquella reclamación al Estado de casi 60.000.000 millones por sus beneficios pensados y sólo pensados, la Audiencia Nacional le acaba de dar en los hocicos respondiéndole que no sea tan descarado, y por ello, que no se lo da.

Y en este punto, yo quiero animar al señor Morenés a que no decaiga, que persista, que mientras hay neoliberalismo hay esperanza de continuar enriqueciéndose a costa de empobrecer al pueblo, y que pintiparada le viene el viaje de Rajoy acompañados por los mayores defraudadores fiscales de España a la obámica USA, para darle pote a la marca España, cosa que muy bien podría ser aprovechada para intercambiar los deshechos radiactivos que Obama le va a endosar a Mariano Rajoy para que sean guardados en España, a cambio de que alguna moreneta empresa del arma de guerra  pacificadora le pueda vender a USA siquiera sean los rabillos de las gorras verdes de campañas pacificadoras, que podría ser el nicho de negocio guay que sustituya al vacio dejado por la prohibición de boca pequeña de fabricar racimos de bombas, que da el pego  mucho más mejor ¡Dónde va a parar!


Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados