Treinta réplicas de tesoros bibliográficos se dan cita desde hoy en el Paraninfo de Zaragoza

20. septiembre 2016 | Por | Categoria: Cultura, Cultura y Ocio, Magazine

El Salterio triple glosado, el Libro de Horas de Enrique VIII, el Breviario de Isabel la Católica… y así hasta una treintena de ejemplares hechos réplica de las grandes obras bibliográficas de la Edad Media y el Renacimiento. Se trata de “Tesoros bibliográficos (s.X – XVI): el arte y el genio al servicio del poder”, una muestra que se inaugura este martes en el edificio Paraninfo de Zaragoza con el objetivo de acercar a los ojos de los visitantes aquellas obras que yacen escondidas por su gran valor en los grandes museos y bibliotecas del mundo.

Las obras originales fueron hechas para reyes y personas que podían permitirse pagar cantidades desorbitadas de dinero”, ha explicado el director de la editorial M.Moleiro, Manuel Moleiro. En la actualidad, estas copias, además de servir como una fuente documental y bibliográfica, han llegado a ser compradas por jefes de Estado para agasajar a las visitas, ha explicado el vicerrector de Política Científica, Luis Miguel García Vinuesa.

Algunas de estas obras han saltado a la pequeña y gran pantalla. Sin ir más lejos, el Breviario de Isabel la Católica sirvió para inspirar los trajes de la serie de televisión homónima, así como para crear el decorado. Asimismo, algunos de los beatos que se pueden ver en la exposición sirvieron de atrezo para una de las películas de Ridley Scott.

Aquí hay textos que datan de 1036. Uno de ellos prescribe todas las indicaciones médicas que un facultativo ordenaría hoy”, ha explicado Moleiro. También ha apuntado que hay ejemplares “tremendamente duros con la mujer”, como uno de los libros de la sexualidad que se exponen.

Proceso de clonación

El proceso de réplica puede llevar desde 18 meses hasta los seis años. Desde la editorial M.Moleiro, han explicado que tratan de reproducir todos los detalles “siempre que es posible”: “Si los cierres son de oro, los nuestros también. Si se usa una piel de cabra, así lo hacemos nosotros. Solo hay una variación en el pergamino. El nuestro es vegetal, mientras que el original es animal”.

Moleiro ha apuntado que para conseguir los colores originales hay que ir comparando las pruebas con el original. “¿Por qué no se puede conseguir con una impresión digital? Pues porque a los ordenadores les falta alma”, ha zanjado el director de la editorial.

Foto: Aragón Press

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados