¡A por ellos, oé!

30. mayo 2009 | Por | Categoria: Editorial

banda_seccion_editorial

Alguien debería parar esto, y ese alguien tendría que ser el poder legislativo español, es decir, el Congreso de los Diputados. La cuestión de los derechos de autor empezó como una tontería, pero ahora se ha convertido en un monstruo que amenaza con devorarnos a todos.

 

Ayer, un socio de la SGAE reclamó a Izquierda Unida una indemnización de 15.000 euros por haber utilizado una versión del “¡A por ellos, oé!” en uno de sus spots electorales. Ya no estamos hablando de que los espías de la SGAE se cuelen en las bodas para reclamar a los novios los derechos intelectuales por la música de la disco–móvil, o que esta sociedad exija un porcentaje sobre las entradas vendidas para un concierto sin ánimo de lucro a beneficio de un niño enfermo.

 

Ahora ya se pide dinero hasta por los cánticos populares, siempre que haya habido algún pirata que los hubiera registrado a su nombre. Es el caso del célebre “¡A por ellos, oé!”, que ya se cantaba –al menos– en las gradas del CDM Velódromo de Zaragoza durante los partidos de rugby del Mondo Fénix CR, al menos un año antes de que “La Banda del Capitán Canalla” (mejor nombre, imposible) lo aprovechase para una canción promocional de la selección española de fútbol durante el Mundial 2006 (composición por la cual reclama ahora “sus derechos” a IU).

 

¿Se imaginan que después de comprar una lavadora y ser ésta de nuestra entera propiedad, tuviéramos que pagar un canon al fabricante cada vez que lavásemos la ropa? ¿Se imaginan que, después de haber elevado el volumen de nuestro equipo de sonido, un señor de la SGAE llamase a la puerta de nuestro domicilio para reclamarnos un canon porque nuestro vecino podía escuchar desde su casa uno de nuestros discos, sin haber pagado por ello?

 

Todo esto y mucho más podría ocurrir si las instituciones no comienzan a cambiar la legislación sobre propiedad intelectual desde ya; y ese cambio no ocurrirá sin la adecuada presión social en ese sentido, así que, ya lo saben: ¡¡¡A por ellos, oé!!!

One Comment to “¡A por ellos, oé!”

  1. Garcilaso dice:

    Lo de la Sociedad de Autores es una desverguenza. Ya es hora de que alguien les pare los pies.Urge que el poder legislativo marque pautas, como bien apunta el editorial de Crónica de Aragón de hoy. Señores diputados, menos cachondeo en los plenos y más rigor en dictaminar leyes que impidan el abuso que viene haciendo la Sociedad de Autores. ¡Ya vale!