12–M: una nueva oportunidad

11. mayo 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Hace casi un año y desde este mismo espacio, animábamos a participar en las 57 manifestaciones que un grupo de locos idealistas llamados “¡Democracia Real, YA!” habían convocado por las redes sociales bajo la denominación genérica de 15–M, y por cuyo éxito nadie daba un duro.

Pero las calles, avenidas y plazas de nuestro país se llenaron de gente indignada con las políticas económicas neoliberales que Rodríguez Zapatero había decidido adoptar por orden de los Mercados. Las manifestaciones fueron un rotundo éxito que dio la vuelta al mundo, así como las acampadas que tomaron su relevo durante las siguientes semanas en las principales ciudades del país.

En aquel editorial del 13 de mayo de 2011, titulado “La última oportunidad”, afirmábamos que durante los doce meses anteriores habíamos asistido en España no sólo a la derrota de un gobierno democrático a manos del dios Mercado, sino también “a un recorte suicida del gasto público, a una reforma laboral [la de Rodríguez Zapatero] que sólo genera paro, a una devaluación del sistema público de pensiones, y a una extrema pasividad (cuando no connivencia) de los dos grandes sindicatos españoles frente al retroceso de derechos sociales más escandaloso de la historia del país”.

Pues bien, un año después desearíamos que la situación política y económica del país fuera sólo tan mala como era entonces. El ascenso del Partido Popular al poder ha traído consigo un recrudecimiento de las políticas neoliberales que, lógicamente, han provocado más paro, más recortes sociales y más desesperación para la mayoría de la población española.

Como era previsible, el Partido Popular ha fracasado en su intento de sacar al país de la crisis. Su reforma laboral ha elevado la tasa de desempleo hasta el máximo histórico del 24,44%. Sus políticas de austeridad presupuestaria han impactado de lleno contra dos sectores que mucha gente creía blindados, a tenor de las promesas realizadas por los dirigentes populares en plena campaña electoral: la sanidad y la educación públicas.

El reciente rescate de Bankia con dinero público tras la desastrosa gestión del popular Rodrigo Rato al frente de la entidad, es la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los millones de afectados por estas políticas económicas, por la vigencias de las hipotecas–trampa, y por la negativa de PSOE y PP a hacer realidad la dación en pago.

Por eso, es más necesario que nunca volver a ocupar las calles y las plazas españolas mañana, 12 de mayo. Provoca cierta vergüenza ajena tener que explicar esto, pero la democracia no es un cheque en blanco que se otorga en las urnas cada cuatro años. Por eso, ni Rodríguez Zapatero tenía legitimidad para cambiar su programa de gobierno a mitad de legislatura, ni Mariano Rajoy tiene el permiso del pueblo español para realizar políticas que no sometió a exposición pública ante el electorado.

La respuesta ante este vandalismo institucional debe darse en la calle, y debe ser lo más rotunda y contundente posible.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados