14 de abril: Querer ser libres

14. abril 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Después de un retraso de décadas respecto a los procesos democratizadores sucedidos en los países de nuestro entorno, un 12 de abril de 1931 los españoles quisieron empezar a ser libres. Dos días después, tal fecha como hoy de hace 85 años, se proclamaba la II República española.

En un país ajado por la injusticia y el caciquismo, había muchas cosas que cambiar, poco tiempo para cambiarlas, y ninguna voluntad de que cambiaran por parte de la tradicionalista derecha española. Las dos Españas se hicieron rostro, carne, nervios y hueso, puesto que una de ellas había perdido la capacidad de negar a la otra.

La II República fue para la población española el primer intento serio de caminar solos por la senda de la historia. Nuestro país comenzaba a conocer el sufragio universal, los derechos sociales, el laicismo institucional, la dignificación de las relaciones laborales, la lucha contra el analfabetismo,… cuestiones todas ellas inasumibles para quienes habían manejado las riendas de España desde sus orígenes como país.

El malestar de los poderosos, la incultura política generalizada y la elevada docilidad media del pueblo español respecto a sus amos, hicieron que la II República fuera asesinada por un golpe de Estado fascista, luego transformado en guerra civil, mientras la Europa democrática miraba hacia otro lado.

No obstante, millones de personas lucharon entonces para mantener los logros sociales y políticos que la II República pudo edificar durante su escaso periodo de vigencia. Al menos 114.000 de ellos fueron asesinados por el régimen franquista. Sus huesos todavía permanecen amontonados en fosas comunes diseminadas junto a las cunetas y los barrancos de este país. Mariano Rajoy dijo hace unos días en una entrevista que no se creía que esto fuera cierto. Otros niegan el holocausto nazi.

Rajoy y la derecha española tampoco se creen el franquismo, puesto que niegan a la justicia argentina las extradiciones de los asesinos y torturadores reclamados por la jueza Servini. Al menos, el Gobierno de España en funciones sí cree en las Vírgenes condecoradas por sus fuerzas del orden, y en la sumisión de la prensa al poder político, como demuestra el reciente nombramiento del director del periódico La Razón como “comisario de honor” de la Policía Nacional.

Estas y otras razones son la prueba de que aquella senda democrática iniciada el 14 de abril de 1931 quedó interrumpida y no se ha vuelto a retomar, no solo por la actual presencia de un monarca en la Jefatura del Estado de España, sino por el sistemático incumplimiento de la parte social incluida en la Constitución de 1978. Esperemos que España esté pronto en condiciones de recuperar su propia libertad, más allá de la liturgia cuatrienal de depositar papeletas en urnas.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados