23-F de 2017, indignación frustrada

24. febrero 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Fiscales que son cesados tras investigar al presidente de Murcia y que denuncian coacciones durante el desempeño de su cargo, anulación de las fianzas reclamadas a los altos cargos de la Junta de Andalucía procesados por el caso de los ERE, libertad provisional sin fianza y sin retirada del pasaporte para el cuñado del rey, nombramiento de un fiscal anticorrupción inexperto en temas de corrupción, absolución de Rato y Blesa del delito de administración desleal tras haber ayudado a saquear Caja Madrid a tarjeta-black armada,…

El día de ayer (23-F, por cierto) fue aciago para toda aquella persona que siga creyendo que “la justicia es igual para todos”. La frase incluida por Juan Carlos I en su mensaje de Nochebuena de 2011, ha quedado en entredicho.

Como también ha quedado en entredicho la actual capacidad de la sociedad española para indignarse en la calle. Las injusticias judiciales, los tratos de favor hacia los poderosos, los recortes presupuestarios, los abusos laborales, los desahucios por impagos de buena fe o la pérdida de calidad de los servicios públicos, ya no son capaces de sacar a millones de personas a las calles para mostrar su rechazo a unas políticas claramente antisociales, y por lo tanto, abiertamente anticonstitucionales.

La sociedad española se indigna ahora sólo con aquellos temas con los que el poder quiere que se indigne: las crónicas de sucesos o las declaraciones de Artur Mas. Mientras tanto, pasan desapercibidas cosas como, por ejemplo, que hace cinco años hubiera que esperar apenas dos meses para recibir atención médica en la consulta de Traumatología, y que ahora haya que esperar más de un año.

Los grandes poderes económicos y políticos manejan nuestra indignación a su antojo, mientras se va aceptando socialmente que “lo normal” es que el peso de la ley recaiga sobre las espaldas de los más pobres, al igual que el peso de los rescates bancarios o el de la fiscalidad.

El espacio para la indignación se va reduciendo sin que hayan mejorado sensiblemente las causas que la originaron en 2011. Quizá las organizaciones de la nueva izquierda que se han autoproclamado herederas del 15-M deberían reflexionar sobre ello.

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados