Adiós a Londres 2012

13. agosto 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 concluyeron anoche con la misma espectacularidad con la que comenzaron dieciséis días atrás. Si en aquella ocasión una ceremonia de apertura llena de fantasía y de realidad dejaba boquiabierto a medio planeta (genialidad sobre el pebetero incluida), anoche el Estadio Olímpico de Londres sirvió de soporte a una de las mejores fiestas que se puedan imaginar.

Entre un acontecimiento y otro, más de dos semanas de competición en los que casi 11.000 deportistas de los cinco continentes habitados han tratado de dar lo máximo de sí mismos en pos de los objetivos que se habían fijado para estos Juegos. Destacar que, por primera vez en la historia, todos los países participantes han incluido a mujeres en sus equipos, incluso aquellos como Arabia Saudí, Qatar o Brunei que hasta ahora vetaban la participación de deportistas femeninas en sus delegaciones.

Y destacar también que en el caso de España han sido precisamente las deportistas las que han obtenido un mayor éxito, con 11 de las 17 medallas obtenidas.

No obstante, el papel general de España se ha situado entre la decepción y la mediocridad, seguramente como reflejo fiel de un país que no dedica los suficientes recursos públicos ni privados a la promoción de los numerosos deportes minoritarios que forman parte del programa olímpico. Con un puesto 21º en el Medallero, nuestro país ha bajado siete peldaños desde Pekín 2008, para situarse muy lejos del 6º puesto obtenido en Barcelona 92.

En cualquier caso, no han faltado las decisiones arbitrales injustas contra nuestros deportistas (véase waterpolo masculino o natación sincronizada por equipos), gestas como la escrita por las waterpolistas españolas (que en un ejercicio de alquimia deportiva transformaron la nada en plata), ni tampoco momentos de épica como los ofrecidos en la última jornada de competición por una ÑBA que durante más de 30 minutos de partido frente a las superestrellas norteamericanas, nos hicieron soñar con la posibilidad de que era posible vencer a los invencibles.

A ellos y a cada uno de los deportistas de nuestro país que han participado en estos Juegos Olímpicos después de cuatro años de intensa preparación, esfuerzo y sacrificio (con mención especial para la medallista aragonesa Andrea Blas), GRACIAS, MUCHAS GRACIAS por vuestra generosidad ilimitada y no siempre recompensada con los fondos económicos que vuestras expectativas merecen.

 

Tags: , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados