Alimentar a Mercado

20. agosto 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La polémica que se ha suscitado a propósito de las soluciones europeas al veto ruso sobre las importaciones de productos agroalimentarios procedentes de la UE, está dejando al descubierto uno de los trampantojos del actual modelo socioeconómico: los alimentos no se producen para satisfacer las necesidades de la población humana, sino para alimentar al dios Mercado.

El fenómeno no es nuevo ni exclusivo de la producción alimenticia, ya que el mismo esquema opera sobre el agua, el vestido, la vivienda, o sobre cualquier otro elemento esencial para la vida de los seres humanos.

El hecho de que 66 años después de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos haya personas que todavía sufren hambre, que carecen de vivienda digna o que se ven privadas del acceso al agua potable, denota el clamoroso fracaso de un sistema económico que no nació para asegurar las necesidades básicas de la población, sino para incrementar las fortunas de unos pocos.

El anuncio de que la UE va a pagar a precios irrisorios una parte de la producción agroalimentaria europea para destruirla, para entregarla a centros benéficos, o para compensar la no recolección de productos en origen, constituye la última prueba del fracaso de un modelo económico que, a pesar de la ocurrencia de la “mano invisible” ideada por Adam Smith, jamás ha podido garantizar las necesidades básicas del conjunto de la población humana.

La imagen de algunas organizaciones agrarias destruyendo alimentos en medio de un avance generalizado del hambre y la pobreza, además de representar la guinda de todo este despropósito, debería avergonzar profundamente a quienes proponen realizar este tipo de actos como forma de protesta.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados