Arran-CUP: intimidación intolerable

28. marzo 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Las organizaciones independentistas Arran y CUP (esta última, con 10 diputados en el Parlament de Cataluña), protagonizaron ayer uno de los errores más abultados de su historia reciente: un acto de intimidación en la sede del PP de Cataluña. Unos cincuenta activistas de Arran, aplaudidos por una diputada y un exdiputado de la CUP, consiguieron que todo el arco parlamentario se solidarizara con el PP, después de haber forrado la fachada de los populares con pegatinas, carteles y pintadas independentistas, que luego no limpiaron ni borraron.

Y ese fue precisamente el acto de intimidación. Los independentistas se arrogaron el derecho de empapelar una sede ajena, del mismo modo que algunos agresores sexuales se arrogan el derecho a realizar tocamientos sobre los cuerpos de sus víctimas.

Nada hubiera ocurrido si los de Arran-CUP se hubieran limitado a concentrarse pacíficamente ante la sede del PP para tener sus minutos de gloria televisiva reclamando su referéndum por la independencia. Pero, al parecer, los independentistas tenían el inquebrantable propósito de convertir a los populares en víctimas ante los ojos de la opinión pública; una situación que suele dar al PP muy buenos réditos electorales.

En este acto esencialmente condenable, tampoco ha faltado la exageración por parte los populares. Su recién elegido presidente autonómico, Xavier García Albiol, calificaba como “fascistas” a los independentistas concentrados a las puertas de su sede. Sin embargo, si éstos hubieran sido fascistas, hubieran ido a la sede popular con un camión vacío, al que hubiesen obligado a subir a todo el personal del PP, para luego llevarles hasta un barranco y fusilarlos, ocultando durante 80 años a sus seres queridos los datos sobre la ubicación de sus restos, y diciendo que los familiares sólo se acuerdan de los huesos de sus padres cuando hay dinero de por medio.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados