Autarquía turística

16. agosto 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Decía el escritor italiano Carlo Goldoni que “el que no ha salido jamás de su país, está lleno de prejuicios”. Una tesis apoyada muchos años después por su colega español Enrique Jardiel Poncela cuando afirmó que “viajar es imprescindible, y la sed de viaje, un síntoma neto de inteligencia”. De hecho todas las recomendaciones sociológicas modernas invitan a conocer otras culturas para incrementar nuestras experiencias vitales y para hacernos más tolerantes y solidarios.

Sin embargo, el actual ministro español de Industria, Energía y Turismo parece no estar de acuerdo. El canario José Manuel Soria instó ayer a la población de nuestro país a no salir de España para hacer turismo, y criticó que los españoles “en vez de quedarnos a hacer turismo dentro de España, nos vamos a lugares recónditos del mundo” llenos de “mosquitos” y de “temperaturas que sobrepasan los 35 y los 40 grados”.

Dando por hecho que, antes de hablar, el ministro no se ha tomado la molestia de realizar un estudio comparativo sobre las temperaturas que se registran durante el mes agosto en lugares como Sevilla, Zaragoza, Toledo, Oslo, Montreal o Copenhague, lo que sí es seguro es que José Manuel Soria no sabe que la primera partida que recortan las familias cuando los poderes político–económicos recortan su capacidad adquisitiva es, precisamente, la del ocio.

Por lo tanto, antes de emprender su extravagante cruzada a favor de la autarquía turística en España, Soria debería saber también que, después de cuatro años de crisis y dos de recortes, son cada vez más las familias españolas que carecen de la posibilidad de elegir entre vacaciones nacionales o internacionales, simplemente porque no pueden llegar a fin de mes, aun sin salir de su domicilio habitual.

El ministro Soria ha errado totalmente el tiro, ya que lo que debería haber hecho para ayudar a remontar la crisis es recomendar a los grandes empresarios españoles que no salgan de nuestro país para instalar sus factorías, o que se abstengan de buscar en el extranjero lugares de ética fiscal distraída para almacenar sus fortunas.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados