Autovías con coches

13. marzo 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció ayer en Málaga que el Gobierno del que forma parte no va a hacer “aeropuertos sin pasajeros ni autovías sin coches”. Una sabia decisión que persigue el noble propósito de evitar el despilfarro en el gasto público, y que encaja perfectamente con dos de las reivindicaciones históricas de Aragón en materia de infraestructuras: los desdoblamientos de la N–II y de la N–232, a su paso por nuestra comunidad autónoma.

Aragón puede garantizar ante notario a la ministra que en esas futuras autovías abundarán no sólo los coches, sino también los camiones, las furgonetas, los transportes especiales, las motos, las autocaravanas, y todo tipo de vehículos imaginables.

Lo que no se comprende muy bien en este caso es el anuncio realizado por Pastor en el sentido de que piensa recurrir a la colaboración público–privada para construir estas infraestructuras, teniendo en cuenta que en Aragón ya existen dos trazados privados paralelos a las carreteras nacionales que deben ser desdobladas.

¿No sería más rápido, barato, ecológico y rentable para sus propietarios expropiar las autopistas AP–2 y AP–68, considerando la circunstancia de que éstas ya están construidas y de que su clientela se verá drásticamente reducida en el momento en que se inauguren las hipotéticas nuevas autovías?

Tal vez en los terrenos institucionales dos más dos siguen sin sumar cuatro, pero fuera de ellos, las matemáticas siguen siendo inflexibles.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados