Black Friday

29. noviembre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Tras haber importado con éxito desde Estados Unidos la celebración de Halloween (en la que es perfectamente posible que un mamarracho adolescente de metro noventa con colmillos de plástico y capa negra te espete en plena calle “Trfuco o trfato”), los ideólogos comerciales del pensamiento único se han propuesto este año comenzar en nuestro país la implantación del Black Friday (“viernes negro”).

Para quienes todavía no lo sepan, el Black Friday en los Estados Unidos es el viernes que sigue al Día de Acción de Gracias (una festividad que siempre se celebra el cuarto jueves de noviembre). De este modo, y aprovechando el puente semifestivo, los comercios norteamericanos comenzaron a utilizar este término a partir de mediados de los sesenta para incrementar sus ventas.

Dejando aparte el carácter decadente de una sociedad que sólo sabe encontrar la felicidad yéndose de compras en un día de descanso, llama la atención que algunas grandes cadenas comerciales de nuestro país, eleven ahora el pispajo del Black Friday sabiendo que el descenso de ventas que padecen no viene determinado por la ausencia de inspiraciones publicitarias, sino por una brutal caída del poder adquisitivo en la mayoría de hogares españoles, como consecuencia de los despidos masivos, de la precariedad laboral y de los recortes salariales que sufre la clase trabajadora.

Los datos estadísticos no mienten. Un ligero frenazo en la dinámica de caída libre a la que estaban sometidos los salarios en España, ha traído consigo el crecimiento de una décima en el Producto Interior Bruto. Sin embargo, todavía hay empresarios y gobernantes que compiten para alzarse con los títulos de mayor destructor de puestos de trabajo (tanto en el sector privado como en el público), y de empleador que menos salario paga por igual trabajo.

Algunos de estos empresarios han optado por activar hoy en España el concepto de Black Friday, sin haber instituido previamente como festivo el cuarto jueves de noviembre, y sobre todo, sin tener en cuenta que para cada vez más personas en nuestro país los que se tiñen de negro son los siete días de la semana.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados