BRICS: un nuevo escenario internacional

26. marzo 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La marginación internacional que está comenzando a sufrir Rusia tras la legítima incorporación de la península de Crimea a su territorio, puede traer como consecuencia la consolidación de un nuevo bloque de países claramente diferenciado del eje EEUU–UE–Oceanía. La emergencia de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) no solo constituye un contrapoder en instituciones clave de la política global como el Consejo de Seguridad, sino que también supone una alternativa para la Dictadura de los Mercados.

Cabe recordar que estos cinco países pactaron en septiembre de 2013 la creación del Banco de Desarrollo (como alternativa al Fondo Monetario Internacional) y de la Fundación de las Reservas de Divisas (contrapunto al Banco Mundial), instituciones económicas que pueden abrir las puertas de los BRICS a regiones enteras como el África subsahariana o la Latinoamérica bolivariana.

Por el momento, y contando sólo con los cinco países que forman el acrónimo, este nuevo actor colectivo internacional ya agrupa al 42% de la población mundial y al 25% del PIB planetario. Quizá sus potencialidades políticas y económicas se encuentren en la base del hostigamiento que Occidente ha emprendido últimamente contra Rusia y China, como ya advertíamos en este mismo espacio hace casi cuatro meses.

Una política de acoso que, seguramente, también tiene en cuenta la amplia capacidad de intercambio de materias primas, tecnología, capitales y recursos energéticos que puede darse en el seno de este nuevo referente de la política internacional. Aunque quizá lo que más molesta a los sátrapas que mueven los hilos de Obama, Lagarde, Durao Barroso, Van Rompuy o Draghi (todos ellos partidarios de firmar acuerdos comerciales y financieros con una Ucrania tomada al asalto por golpistas neonazis) es la apuesta de los BRICS por colocar el poder político allí donde debe estar, es decir, por encima del poder económico.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados