Cafelitos y elefantes

16. abril 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La causa republicana en nuestro país recibió el pasado sábado 14 de abril (81º aniversario de la proclamación de la II República) el mejor regalo que podía recibir: el rey Juan Carlos I se sometía a una operación de cadera como consecuencia de un accidente sufrido durante una cacería de elefantes celebrada en Bostwana.

Desde el punto de vista ético, resulta poco edificante que, en medio de la crisis económica que padece España (con un 23% de paro, miles de desahuciados inmobiliarios, y brutales recortes de derechos constitucionales), el Jefe del Estado se tome de forma unilateral varios días de vacaciones para disfrutarlos cazando animales en el otro lado del mundo.

De hecho, la monarquía española ha perdido una oportunidad de oro para erigirse, desde su neutralidad política, como portavoz de los valores sociales de la Constitución Española, máxime cuando éstos se encuentran en este momento en situación de busca y captura. El esperanzador camino iniciado por el Jefe del Estado durante su último discurso de Navidad, terminaba bruscamente tres meses y medio después en un campamento de caza de Bostwana.

Pero la “hazaña real” tiene otra dimensión, más económica, si la ponemos en relación con las declaraciones efectuadas la pasada semana por el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, en el sentido de que los funcionarios y funcionarias de este país deberían ser más productivos y “olvidarse del cafelito y de leer el periódico”.

Si este reproche laboral se dirige contra los funcionarios “de base”, ¿qué habría que reprochar al primer funcionario del país tras su periplo africano?

No acaban ahí los paralelismos, ya que Beteta defendió la recién aprobada reforma laboral atacando la normativa preexistente desde el argumento de que no entendía “por qué se venera tanto un régimen que es herencia del franquismo”. Quizá al decir esto, el secretario de Estado no recordó que, al igual que muchas de las normas que protegen al trabajador como parte más débil de la relación laboral, la actual monarquía española también es “herencia del franquismo”.

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados