Camino a la rendición

15. mayo 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La rendición es algo que se suele producir inmediatamente después de la derrota. Alguien pierde la batalla, lo reconoce y se entrega por completo al vencedor para que éste decida qué hacer a partir de ese momento. Por lo tanto, el elemento esencial de toda rendición es la anulación de la voluntad del vencido, que a partir desde ese instante carece de todo margen de maniobra para intervenir en la evolución de los acontecimientos.

A rendición sonaron precisamente las palabras que ayer pronunció el ministro de Economía español, Luis de Guindos (más conocido por haber sido el responsable de Lehman Brothers en la península Ibérica hasta la quiebra de la entidad), minutos antes de acceder a la reunión que anoche celebraron en Bruselas los ministros de Economía de la Eurozona.

Según De Guindos, “España ha tomado todas las medidas que estaban en su mano para volver al crecimiento y estabilizar la economía española, con la convicción de que es lo que teníamos que hacer para España y para la UE”. Bien,… parece que –según el ministro– el recetario neoliberal ya se ha agotado en España y el resultado es el siguiente: la tasa de desempleo en máximos históricos, la prima de riesgo en máximos históricos, la Bolsa en caída libre, la solvencia de las entidades financieras del país seriamente cuestionada más allá de nuestras fronteras, y el Estado social establecido en la Constitución Española en proceso de destrucción.

Y ya no saben qué más hacer, según las palabras del ministro. Este es el final del camino, y el camino acaba al borde de un acantilado que supone el suicidio, en el caso de que se dé un solo paso más hacia delante.

Si De Guindos supiera algo sobre Economía, sería consciente de que –como venimos diciendo aquí desde hace dos años– nunca hubo la menor relación científica entre la recuperación económica y las medidas neoliberales aplicadas por los gobiernos de Rodríguez Zapatero primero y de Rajoy después (editoriales “Otra vuelta de tuerca de la dictadura de ‘los mercados’ en España” de 25–5–2010, “La reforma del miedo” de 30–7–2010).

España se encuentra, pues, al borde del abismo económico y social. De la voluntad de sus gobernantes dependerá que durante los próximos días dé un salto al vacío en pos de una muerte segura, o por el contrario, retroceda sabiamente hacia otras políticas económicas que se han demostrado idóneas para alcanzar la racionalidad y la sostenibilidad. Teniendo en cuenta el nivel de inteligencia de quienes hoy nos gobiernan, lo más lógico sería ir llamando a los servicios funerarios.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados