Circunstancias no deseadas

17. abril 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El alcalde de Zaragoza definió ayer las políticas municipales que marcarán el resto de la legislatura y designó a las personas encargadas de impulsarlas. Ambas circunstancias se produjeron en un contexto no deseado por el primer edil, ya que por una parte, las estrecheces económicas en las que los neoliberales han sumido a las Administraciones Públicas recortan notablemente el margen de actuación de éstas, y por otra, Belloch hubiera deseado un gobierno de coalición con CHA e IU para hacer a estas organizaciones copartícipes de la gestión municipal cotidiana.

Sin embargo, el alcalde ha debido asumir el reto de hacer política casi sin dinero, y con un gobierno en minoría, apoyado desde fuera –eso sí– por dos partidos situados a la izquierda del PSOE.

Por ello, el discurso que ayer pronunció Belloch debe enmarcarse en ese proverbio español que habla de “hacer de la necesidad, virtud”.

El grado de entendimiento que está logrando con CHA e IU es, a priori, mucho mayor de lo que se podía esperar en un principio, cuando Belloch elevaba a instancias sobrenaturales su petición de no verse obligado a depender del voto de estas dos formaciones políticas en su tercera legislatura como alcalde de la capital aragonesa.

Por su parte, Chunta Aragonesista e Izquierda Unida han sabido no dejarse cegar por los brillos del poder y han optado por influir en la política municipal, desde la mejor disposición al diálogo, aunque preservando su propia personalidad política.

 

Tags: ,