Control y censura

22. septiembre 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

El Consejo de Administración de Radio Televisión Española dio ayer un importante mazazo a la libertad de prensa al aprobar, a propuesta del PP y con el voto a favor de Convergencia y Unión, la posibilidad de que los miembros de este órgano conozcan los contenidos informativos elaborados por los profesionales de la cadena, antes de que éstos se emitan.

 

Sólo los representantes de IU y de UGT votaron en contra de la proposición, mientras que los de PSOE, ERC y CCOO, en un patético ejercicio de cobardía política y de dejación ideológica, permitieron con su abstención que la propuesta saliera adelante.

 

Seguramente, los que votaron a favor y los que se abstuvieron, alegarán que este nuevo método de funcionamiento sólo permite conocer con antelación los contenidos informativos, y que en ningún modo habilita sistemas de censura previa. De hecho, puede que argumenten que el ejercicio de la censura previa está taxativamente prohibido en el artículo 20.2 de la Constitución Española para cualquier contenido periodístico, literario, artístico, científico, técnico o académico.

 

Sin embargo, la Constitución fue redactada en un momento en el que España todavía no conocía la inestabilidad laboral ni la precariedad en el puesto de trabajo, dos elementos que hacen que una mera sugerencia se convierta en la forma más férrea de censura. Bien lo saben quienes, por ejemplo, desde hace meses deben entregar a los directivos de determinadas cadenas autonómicas los guiones de programas humorísticos, antes de que éstos se graben y emitan.

 

En cualquier caso, la decisión que ayer tomó el Consejo de Administración de RTVE, además de atentar contra la dignidad profesional de los trabajadores y trabajadoras del ente público, sólo puede ser entendida desde un afán de control desmedido por parte de los políticos y sindicalistas que han favorecido su aprobación.

Tags: , , ,

One Comment to “Control y censura”

  1. Juan dice:

    Es vergonzoso e indignante. La libertad de prensa es uno de los pilares de la democracia. Muy mal por los fascistas que votaron a favor de conocer los contenidos y muy mal por quienes se abstuvieron. Yo estoy afiliado a comisiones obreras y voy a pedir que quienes de esta formación se abstuvieron dimitan. De lo contrario, a lo mejor me lo planteo yo. Aunque se retracten ahora, es lo menos que deben hacer, no obstante deberían tenerlo previamente más claro, el «MOJÖN» ya lo han dejado. ¡Ojo!, que después de esto llega la censura. Ya sabemos lo que pasaba cuando teníamos al «amigo Alfredo Urdaci Iriarte» último director de informativos de TVE durante el Gobierno de Aznar.