Corralitos e incompetentes

21. marzo 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El gobierno de Chipre ha decretado que los ciudadanos de aquel país no podrán acceder a sus ahorros, al menos, hasta el próximo martes. Es la respuesta neoliberal después de que el parlamento chipriota se negase anteayer a legalizar el robo de depósitos bancarios que el Eurogrupo y el FMI habían pactado el viernes con el Ejecutivo de Nikos Anastasiadis.

La medida adoptada ayer abunda en la idea de que los depósitos a la vista nunca son por completo propiedad de sus titulares, ya que cualquier gobierno autoritario puede impedir, vía decreto, que sus dueños accedan a ellos. Seguramente, Esteban González Pons calificaría como “soviética” esta actitud coactiva del gobierno de Nicosia. Sin embargo, González Pons calla y otorga porque el corralito chipriota ha sido adoptado por uno de sus correligionarios neoliberales, siguiendo las directrices de un Eurogrupo del que forma parte otro de sus correligionarios neoliberales, Luis de Guindos.

Precisamente, el Eurogrupo y el Banco Central Europeo han demostrado una vez más su incapacidad para gestionar, no ya una moneda única adoptada por 17 países, sino una simple comunidad de media docena de vecinos. El solo hecho de que se anunciase el corralito chipriota, es motivo suficiente para la descapitalización masiva del país ya que, tanto si se acaba cobrando este impuesto antirrevolucionario como si no, en cuanto los ciudadanos y ciudadanas de Chipre puedan acceder a sus cuentas (y algún día podrán), retirarán todos los fondos que contienen. El problema es que, como no hay dinero de verdad para entregar a todos los usuarios, el estallido social está servido.

De este modo, si hace una semana la República de Chipre tenía un problema (el de la necesidad de recapitalizar sus entidades financieras), después de la intervención del Eurogrupo, del Banco Central Europeo y del FMI, tiene ese mismo problema multiplicado por diez. De hecho, el comisario europeo de Economía, Olli Rehn, advertía hace unos días que “no habría fondos suficientes para garantizar los depósitos, en caso de una quiebra de los bancos del país”. La frase la utilizaba como argumento a favor del corralito, lo que constituye una muestra de su intacta inteligencia.

En esta tesitura, aunque algunas personas faltas o escasas de entendimiento o razón como el futbolista griego Giorgos Katidis piensen que la solución pasa por reprimir a los movimientos sociales que exigen en la calle la humanización de las políticas económicas, lo cierto es que las componendas fascistas y neonazis solo sirven para lo que siempre han servido, es decir, para blindar militarmente a los mismos poderes económicos e institucionales que han creado y alimentado la crisis.

Por el contrario, lo que resulta imprescindible en este momento es que la gente honesta se manifieste pacífica pero masivamente para acabar con la barbarie a la que nos están conduciendo los incompetentes que hoy llevan la voz cantante en la Comisión Europea, en el Banco Central Europeo y en el Fondo Monetario Internacional.

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados