Crónicas de un país pobre (II)

10. octubre 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

No es de extrañar que el barco de la economía española zozobre teniendo como capitán a Luis de Guindos, el mismo que antes de ser ministro de Economía español fue alto directivo de Lehman Brothers hasta la quiebra de la compañía. El Fondo Monetario Internacional (FMI), entidad que diseña la política económica de los países de la Eurozona y de muchos otros en el mundo, afirmó ayer que durante el último año casi 300.000 millones de euros han huido de nuestro país, y predijo que España incumplirá sus objetivos de déficit en 2012 y 2013, y que aumentará considerablemente el desempleo.

Cuando el ministro De Guindos fue interrogado por la prensa acerca de estas cuestiones, su respuesta textual fue la siguiente: “en lo que trabaja el Gobierno español es en intentar evitar que se produzcan dichas proyecciones, y para eso está poniendo en marcha toda la política económica” ¿Oligofrenia? ¿Consumo de sustancias que alteran los estados de conciencia? ¿Fundamentalismo económico? ¿Simple estupidez? Quién sabe. Lo cierto es que la respuesta del todavía ministro encierra una profunda contradicción que puede observarse en la siguiente cronología: 1) España practica con entusiasmo las políticas económicas que “aconseja” el FMI; 2) el propio FMI alerta de que las reformas y los recortes “aconsejados” por él mismo crean pobreza y desempleo; y 3) De Guindos afirma en público que el gobierno hará lo que tenga que hacer para evitar que se produzcan los efectos a los que conduce su propia política económica.

Lo más probable es que De Guindos y el resto de miembros del Gobierno de España piensen que la población española está compuesta por un rebaño de idiotas a los que resulta fácil engañar, pero también en eso se equivocan.

La ciudadanía española es perfectamente consciente de que los Moncloa Boys nos conducen a un profundo abismo económico, bien por su propia ineptitud, bien por indicación de oscuros poderes financieros.

Ayer llegó una nueva prueba en forma de recorte de gastos de personal en la empresa pública RTVE. La cuestión es la siguiente: el presupuesto de la entidad se ha reducido arbitrariamente en un 25%, con lo que la partida destinada a personal debe reducirse –a juicio de los nuevos gestores del ente– en la misma proporción. En esta tesitura, lo único que cabe es despedir a un 25% del personal o acordar una drástica bajada de los salarios en ese mismo porcentaje.

Pues bien, las dos posibles salidas contribuyen a aumentar la pérdida de poder adquisitivo de la población española, verdadero talón de Aquiles de nuestra economía. Como puede verse en RTVE, las políticas económicas del gobierno de Rajoy van orientadas únicamente a reducir el déficit, y no a crear empleo, ya que éste o bien se destruye, o bien pierde poder adquisitivo, lo cual genera un efecto dominó perverso en el resto de la economía.

¿Qué interés podrán tener los Moncloa Boys y los que manejan sus hilos en convertir a España en un país pobre?

 

Tags: , , , , , , , ,

Comentarios cerrados