Cuando el lumpen cultural llega a las redes sociales

7. noviembre 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Lumpen” o “lumpemproletariado” es un término marxista que sirve para definir a la “capa social más baja y sin conciencia de clase”, definición que actualmente forma parte del Diccionario de la RAE. Trasponiendo este término al ámbito cultural, podríamos decir que el lumpen cultural es ese sector de la población que, careciendo de la capacidad intelectual necesaria para verbalizar sus ocurrencias, no sólo se jacta de su propia ignorancia, sino que además trata de imponer sus “ideas” al resto de la población por la vía de la fuerza.

No cabe duda de que la proliferación de las redes sociales ha supuesto una ventaja estratégica para una legión de energúmenos dispuestos a opinar sobre cualquier tema con la audacia que proporciona la incultura en una mano, y el ridículo que aporta la casi total ausencia de conocimientos lingüísticos, en la otra.

Las últimas horas han sido especialmente fecundas en cuanto a las noticias sobre el lumpen cultural español, con la detención de diez personas y la imputación de otras dos por proferir amenazas terroristas contra dirigentes del PP a través de Facebook, y la más que previsible imputación de un concejal del PP en la localidad palentina de Paredes de Nava por sus comentarios amenazantes contra el líder de Podemos, Pablo Iglesias, a través de esa misma red social.

Unos y otro carecen de la inteligencia necesaria para ser conscientes de que en este país ya se ha fusilado, ejecutado y asesinado a demasiada gente por motivos políticos, y que la violencia es un camino sin retorno que, tarde o temprano, acaba convirtiendo en víctimas tanto a quien la sufre como a quien la practica.

Una realidad que es casi imposible que algún día lleguen a comprender tanto los doce imputados por la Operación Araña, como el concejal de Paredes de Nava que responde a las siglas de J.C.I. Afortunadamente, la progresión educativa y cultural del resto de la población durante las últimas décadas hace que estas actitudes chulescas, amenazantes, barriobajeras y matoniles sean tan absolutamente minoritarias, que incluso se las podría llegar a calificar como residuos de un pasado indeseable que jamás volverá a repetirse.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados