Cuenta atrás independentista

13. diciembre 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Las negociaciones entre CiU y ERC para la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalidad de Cataluña han puesto en marcha la cuenta atrás para la independencia de esta comunidad autónoma. Confluyen, pues, los intereses de quienes se plantean como prioridad la continuidad en el cargo, con quienes sólo piensan en construir la independencia de Cataluña, más allá de las políticas económicas que se apliquen en el territorio.

De hecho, ERC está a punto de prestar su apoyo parlamentario a la formación política que impulsa en esta comunidad autónoma unos inaceptables recortes antisociales impuestos a base de pelotazos de goma.

Por su parte, CiU no tiene inconveniente en recibir el respaldo de quienes son considerados por su electorado como un grupo de perroflautas radicales que sólo pretenden subvertir el orden económico existente.

Contradicciones aparte, lo cierto es que esta apuesta soberanista constituye un problema constitucional de difícil encaje, ya que la voluntad democrática de un pueblo podría convertirse en la antítesis del marco normativo que reconoce y ampara sus derechos. Sin entrar en dramatismos, lo cierto es que el referéndum sobre autodeterminación que CiU y ERC planean realizar en 2014 tendría el mismo valor jurídico y político que un hipotético referéndum convocado unilateralmente en cualquier otra comunidad autónoma española sobre el establecimiento, por ejemplo, de la pena de muerte en su territorio.

En cualquier caso, parece que durante la legislatura que ahora comienza, la estrategia del palo socioeconómico y de la zanahoria independentista va a ser la que se va a imponer en Cataluña. Esperemos que el Gobierno central aproveche este órdago constitucional para replantearse algunos proyectos como la Travesía Central del Pirineo, en detrimento del Eje Mediterráneo.

 

Tags: , , , , , , , ,

Comentarios cerrados