¿De dónde ha vuelto el PSOE?

11. noviembre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Cuatro palabras, seguramente ideadas por la mente creativa de algún publicista, dieron ayer la vuelta por todas las portadas de los medios digitales del país. Las pronunció Alfredo Pérez Rubalcaba durante la clausura de la Conferencia Política que el PSOE ha celebrado en Madrid este fin de semana. “El PSOE ha vuelto”, confirmó el secretario general sin confirmar a dónde se había ido su partido durante los últimos años.

La hipótesis más probable es que estuviera en el neoliberalismo, también llamado social–liberalismo por algunos melindrosos de la izquierda. Al menos, allí fue visto en mayo de 2010 cuando su ex secretario general (y por aquel entonces, también presidente del Gobierno), José Luis Rodríguez Zapatero, compareció ante el Congreso de los Diputados para anunciar que los Mercados iban a tomar las riendas económicas del país.

Los socialistas también fueron vistos en ese mismo lugar cuando los votos de sus diputados aprobaron la reforma laboral de septiembre de 2010 (que abarataba el despido y apuñalaba la negociación colectiva), cuando esos mismos votos rechazaban en febrero de 2011 una propuesta parlamentaria de IU que pedía establecer la dación en pago como solución para familias desahuciadas de sus viviendas (votos negativos que se repitieron en junio de ese mismo año frente a una propuesta similar del BNG), o cuando los grupos parlamentarios del PSOE y del PP pactaban en septiembre de 2011 una reforma constitucional, legal pero antidemocrática, que situaba los intereses de los mercados por encima de los derechos sociales reconocidos en la propia Carta Magna.

Pues bien, en su discurso final, Rubalcaba habló ayer de federalismo, de corrupción, de laicismo, de Estado social y de primarias.

La falta de autocrítica creíble por parte del PSOE es en estos momentos su mayor lastre a la hora de recuperar la confianza perdida, sobre todo, si tenemos en cuenta que los votantes de esta formación política ya han vivido dos ciclos completos (uno con Felipe González y otro con Rodríguez Zapatero) de “oposición teñida de rojo – gobierno teñido de azul – decepción teñida de amarillo – derrota electoral teñida de ojo morado – oposición teñida de rojo”, tal como señalábamos hace casi un año en este mismo espacio.

El PSOE solo recuperará la confianza de sus votantes cuando demuestre con hechos que está dispuesto a tomar medidas institucionales que molesten a banqueros y grandes empresarios, en lugar de tomar medidas que molestan a trabajadores, pensionistas y desempleados.

Este nuevo rumbo debería comenzar con una autocrítica responsable de lo actuado hasta ahora. Una autocrítica que debería, por ejemplo, apartar de la vida pública a los 168 diputados socialistas que durante la pasada legislatura apoyaron con su voto las medidas antisociales descritas más arriba.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados