De obtusos y malos gobernantes

4. enero 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Pretender a estas alturas que los obtusos neoliberales que provocaron la crisis comprendan el alcance de la catástrofe planetaria que sus tesis económicas han producido, sería como aspirar a que la CIA deje de torturar a las personas que permanecen secuestradas en sus cárceles ilegales.

Lo que sí cabe exigir a los gobernantes democráticamente elegidos en España es que busquen salidas a la crisis que no contradigan ninguno de los contenidos de la Constitución que han jurado “cumplir y hacer cumplir”, del mismo modo que los gobernantes norteamericanos tienen el deber constitucional de investigar los delitos contra las personas cometidos por sus subordinados y de perseguir penalmente a sus autores.

Parece que actitudes gubernamentales como éstas no están de moda, ya que ni los miembros del Gobierno de España tienen la intención de observar los límites que la Constitución marca para la acción política en materia económica, ni sus colegas norteamericanos están en situación de tirar de una manta que, con total seguridad, acabaría dejando al descubierto su propio trasero.

El constitucionalismo, los Derechos Humanos y las libertades públicas son hoy un simple pispajo con el que gobernantes cobardes y potentados sin escrúpulos limpian sus manos manchadas de injusticia social.

En este sentido, resultaron esclarecedoras las palabras pronunciadas ayer por el nuevo ministro de Economía y Empleo del Gobierno de España, Luis de Guindos, en el sentido de que el nivel de desempleo que padece la sociedad española pone en cuestión el propio Estado del Bienestar.

El neoliberal De Guindos olvida seguramente que quien pone en peligro el Estado del Bienestar es el modelo económico que él defiende, y que incluye –entre otros aspectos– la obediencia ciega al dios Mercado, la impunidad con la que las grandes fortunas colocan sus capitales en paraísos fiscales, o la facilidad con la que nuestros empresarios deslocalizan sus unidades productivas hacia los paraísos laborales de la semiesclavitud.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados