¿De vuelta a los años 60?

23. agosto 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Los gobernantes del país gritan “¡Gibraltar español!”, los cachorros del régimen se fotografían con motivos ultraderechistas y la llegada de turistas extranjeros  se convierte en el aliviadero macroeconómico de la penuria microeconómica nacional ¿España está volviendo a los años 60 del pasado siglo?

Según el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, nuestro país ha vivido en 2013 el mejor mes de julio de la historia en cuanto a llegada de turistas extranjeros, con una cifra de 7,9 millones de viajeros que supone un incremento anual del 2,9%. El dato se ve complementado hoy con la encuesta del INE acerca de las pernoctaciones en establecimientos hoteleros, que en julio aumentaron un 0,5%, con un desglose interesante entre viajeros no residentes en España (+1,4%) y viajeros residentes en nuestro país (–1,4%).

Así pues, la tendencia consiste en que cada vez son más los turistas extranjeros que veranean en nuestro país (aunque no todos los “nuevos” visitantes se alojen en establecimientos hoteleros), mientras los españolitos se conforman con pasar el verano en los parques de su ciudad, o como mucho, en las casas familiares de algún pueblo más o menos cercano.

Los recortes, las deslocalizaciones y las privatizaciones están empobreciendo a la mayoría de los habitantes de este país, simplemente porque las políticas económicas neoliberales que se vienen practicando desde mayo de 2010 no están orientadas hacia la redistribución de la riqueza (como establece la Constitución Española), sino hacia el progresivo incremento de las fortunas de quienes ya son muy ricos.

Respondiendo a la pregunta que nos hacíamos en el primer párrafo, cabría decir que la realidad económica, social y política española cada vez se parece más a la de los años 60 del pasado siglo, con retroceso en los derechos sociales y laborales básicos, avance de la pobreza, incremento de la represión policial y tendencia a la uniformidad mediática, ideológica y cultural.

Quizá la única diferencia entre la derecha nacional–catolicista de entonces y la derecha neoliberal de ahora es que aquélla, al haber sustituido conceptualmente el concepto de “clase social” por el de “nación” (complementado por el de “caridad cristiana”) mostraba cierta sensibilidad legislativa a favor de los más desfavorecidos, mientras que a los neoliberales les resulta indiferente que millones de personas mueran de hambre o se vean abocadas a la pobreza más absoluta.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados