Decepcionante inicio de curso político

27. agosto 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Quizá anticipando lo que en un futuro inmediato pueda ser un recorte del periodo vacacional de los trabajadores, los principales responsables políticos del país volvieron ayer a sus despachos después de tres semanas de descanso. Con ello, se iniciaba un nuevo curso político que nace ya marcado por la decepción.

Nada hace pensar que el Gobierno de España esté valorando la posibilidad de rectificar la canallesca política económica neoliberal que está hundiendo cada vez más a la mayoría de personas y de familias de este país (tal como demuestran las últimas estadísticas sobre vivienda, turismo nacional, comercio minorista, o contabilidad nacional).

Nada hace pensar que el Partido Popular o el Partido Socialista Obrero Español estén dispuestos a decir al pueblo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad acerca de la trama Gürtel–Bárcenas y del escándalo de los ERE andaluces, para luego asumir todas las responsabilidades políticas personales a las que haya lugar, con vistas a una regeneración democrática y sincera desde sus respectivas bases.

Nada hace pensar que UGT vaya a romper su férreo e intolerable silencio acerca de la presunta utilización fraudulenta de fondos públicos destinados a la formación laboral para el pago de gastos relacionados con el funcionamiento interno del sindicato.

Nada hace pensar que las organizaciones empresariales vayan a abandonar su estrategia de atropellar los derechos laborales y sociales (ganados por los trabajadores y trabajadoras de este país después de más de un siglo de lucha por su propia dignidad), para conducirnos a una nueva realidad asiática de semiesclavitud que garantice continuos incrementos de los beneficios empresariales.

En este contexto, poco bueno se debe esperar de las principales instituciones del país en este nuevo curso que ahora comienza. Cualquier viento de humanidad y de esperanza provendrá, exclusivamente, del aliento colectivo que formen las movilizaciones multimillonarias y pacíficas que la sociedad civil sea capaz de organizar sola o de la mano de aquellas instancias políticas, sociales o institucionales que todavía apuesten, con su discurso y con sus hechos, por colocar la economía y la ley al servicio de todos los seres humanos.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados