Desconfianza

7. agosto 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Posiblemente, en estos momentos no pasa por la cabeza de ninguno de los miembros del Gobierno de España la idea de convocar un referéndum sobre las sustanciales modificaciones a la baja del Estado del Bienestar que se están realizando en nombre de la recuperación económica. Ningún fundamentalista consulta sobre la veracidad de sus creencias.

Sin embargo, la opinión pública (que junto con la legalidad constitucional marca los cauces por los que debe discurrir la convivencia democrática) azotó ayer con fuerza tanto al régimen de Rajoy como al primer partido de la oposición.

Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), desde las elecciones generales celebradas en noviembre el Partido Popular ha perdido ocho puntos de intención de voto (44,6% > 36,6%), mientras que el Partido Socialista Obrero Español de Alfredo Pérez Rubalcaba (ex ministro con Felipe González y con Rodríguez Zapatero) sólo ha recuperado un punto y dos décimas (28,7% > 29,9%).

La derrota sin paliativos de estas dos grandes fuerzas políticas resulta patente si tenemos en cuenta que la gestión del PP en el Gobierno es considerada como mala o muy mala por el 56,1% de las personas encuestadas, mientras que la labor del PSOE en la oposición obtiene esta misma calificación en el 57,6% de los casos. El 77,9% de los encuestados desconfía de Rajoy y el 83,5%, de Rubalcaba.

Pero lo que más desconfianza genera entre los españoles es el futuro de la situación económica, ya que el 18,2% piensa que ésta será mejor dentro de un año, mientras que el 70,7% afirma que será igual o peor.

Afortunadamente, el pueblo soberano no se ha creído los mensajes propagandísticos en los que el régimen promete un futuro mejor, a cambio de aceptar en el presente la demolición de los pilares del Estado social establecidos en nuestra Carta Magna.

Una de las conclusiones a las que deben llevarnos los datos incluidos en la encuesta del CIS (realizada antes del Recortazo anunciado por Mariano Rajoy), es que el actual Gobierno de España carece de toda legitimidad para aprobar las políticas económicas que está imponiendo a la ciudadanía. Otra es que el Partido Socialista Obrero Español debe acometer urgentemente una reflexión ideológica profunda acerca de su papel en la sociedad y en la economía. Está claro que su último congreso federal no sirvió para nada.

 

Tags: , , , , , , ,