El carnaval y Pedro Sánchez

21. febrero 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Se acerca el carnaval y Pedro Sánchez ha escogido el disfraz de izquierdista para unirse a la celebración. La lucha contra el neoliberalismo, la semana laboral de 30 horas y el establecimiento de una renta básica son los tres pilares sobre los que Sánchez trata de construir su “nuevo pensamiento político” y su “enfoque económico y social alternativo”.

Lástima que la credibilidad de este candidato haya sido puesta en entredicho por toda su trayectoria anterior. Este Pedro Sánchez es el mismo que, siendo diputado (y pudiendo haberse negado, como hizo Pérez Tapias), aprobó con el PP la reforma del artículo 135 de la Constitución. Este Pedro Sánchez es el mismo que, siendo secretario general del PSOE, defenestró a Tomás Gómez como secretario general de los socialistas madrileños, por ser el socialdemócrata más influyente del partido. Este Pedro Sánchez es el mismo que, siendo candidato a la Presidencia del Gobierno, prefirió pactar un acuerdo de investidura con Ciudadanos, en lugar de hacerlo con la izquierda.

Algo lleva a pensar que, si Pedro Sánchez siguiera hoy en la Secretaría General del PSOE, sus compañeros del grupo municipal socialista de Zaragoza hubieran actuado ayer de la misma manera que lo hicieron: uniendo sus votos a los del PP y a los de Ciudadanos para impedir que el Ayuntamiento salga del Plan de Ajuste, con tal de no reconocer la buena gestión económica del actual gobierno de Zaragoza En Común.

Pedro Sánchez no tiene ni idea de lo que dice cuando habla de luchar contra el neoliberalismo. La ideología del capitalismo salvaje va carcomiendo cada día todos los equilibrios socioeconómicos alcanzados en Europa durante la segunda mitad del siglo XX, mientras las grandes multinacionales socavan el concepto de democracia tratando de acumular más poder político que los Estados.

La lucha contra el neoliberalismo es un combate dialéctico cuerpo a cuerpo contra los ideólogos del enemigo, que son los que en este momento tienen la capacidad mediática casi exclusiva para hacer que la opinión pública transite por la senda que han marcado los ocho hombres más ricos del mundo y los miles de accionistas que se agrupan en torno a ellos.

La lucha contra el neoliberalismo (como le recordábamos ayer a Podemos desde este mismo espacio) pasa por construir mayorías sociales sólidas, solidarias y democráticas “desde la ética, la coherencia y el ejemplo”.

Por eso, señor Sánchez, la lucha contra el neoliberalismo es del todo incompatible con haberse prestado a introducir reformas neoliberales en una Constitución esencialmente socialdemócrata, con haber disparado dardos envenenados contra compañeros de trinchera, o con haber elegido a la nueva derecha de diseño para suscribir pactos de investidura.

No obstante, es carnaval, y en tiempos de carnaval, casi todo está permitido, incluso disfrazarse de drag queen del izquierdismo radical.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados