El cinismo de Rosa Aguilar

11. febrero 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), Rosa Aguilar, hizo ayer gala de un gran cinismo, al anunciar que se podría retomar la idea de penalizar fiscalmente a los vehículos más contaminantes, a través del impuesto de circulación.

 

A primera vista, da la impresión de que la ministra ha encendido sus luces cortas (o quizá, cortas luces) en lugar de las largas para analizar la futura medida, puesto que no ha sido capaz de ver lo que hay más allá del efectismo y el titular fácil ¿Cómo se aplicaría esta reforma fiscal? ¿Quizá estableciendo la cuantía del impuesto de circulación sobre la base de las características técnicas del vehículo? ¿Qué agravio comparativo se produciría entonces entre un turismo diesel de 20 años de antigüedad que sale apenas 2 veces al mes del garaje, en comparación con un ultramoderno gasolina de bajas emisiones que circula durante ocho horas todos los días laborables? ¿Realmente se estaría penalizando a quien más contamina?

 

Puede, en cambio, que la ministra Aguilar optara por combinar la tasa de emisiones del vehículo con los kilómetros recorridos por el mismo, pero eso, además de ser un terreno farragoso y propicio para la picaresca, supondría el contrasentido de penalizar el uso legal de un vehículo para cuya adquisición, posiblemente, el Gobierno haya concedido ayudas públicas.

 

Pero, además, el nuevo impuesto perjudicaría notablemente a las personas de rentas más bajas, ya que son las que se ven obligadas a mantener durante más años sus vehículos, puesto que su nivel de ingresos no es suficiente como para cambiar a menudo de modelo.

 

Además, al ser el de circulación un impuesto municipal, la medida acabaría beneficiando también a los consistorios que hacen poco por su medio ambiente, autorizando la urbanización de zonas residenciales, industriales o comerciales en el extrarradio sin crear paralelamente los correspondientes medios de transporte público, y fomentando de ese modo el uso del automóvil.

 

En cualquier caso, si un anticiclón es capaz de reabrir en España un debate fiscal que se consideraba ya zanjado, poco podemos esperar de la visión estratégica de nuestra ministra de Medio Ambiente, que ayer mismo fue desautorizada por su homóloga de Economía y Hacienda, Elena Salgado.

Tags: , ,

One Comment to “El cinismo de Rosa Aguilar”

  1. felipe dice:

    El comentario no puede ser mas elocuente y sensato. La base de esta contaminación, comienza en el abandono de los pueblos por sus gentes. ¿Porque lo hacen?. Las instalaciones en las capitales de todas las industrias y supermercados, producto de las multinacionales y mercados, han propiciado y siguen propiciando la emigración a las ciudades. Evidentemente, existe un radio de 50 klmtros que tienen que buscarse la vida. ¿Como lo hacen? Desplazándose en su vehículo ¿Que ocurre? Que el humo se come el oxígeno y para las personas que no fuman de nada sirve prohibir el tabaco.La contaminación afecta indiscriminadamente a todo ser humano sin diferencias de sexo y edad. La peor parte se la llevan los que tienen problemas respiratoios. ¿Que soluciones hay? Descentralizar las industrias, que ademas tambien toman parte de la contaminación admosférica. Volver a recuperar la agricultura y ganadería, motivando al residente a ganarse la vida en los espacios mas sanos que tiene la naturaleza; el aire libre. EL CAMPO. ¿Que ironía?. Esperemos que la inteligencia de la ministra saque una Ley que lo solucione.