El derecho a mear dignamente

13. enero 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Ha pasado más de un mes desde que se inició la última ronda de paros parciales en la empresa concesionaria del autobús urbano de Zaragoza. Durante este tiempo, hemos podido ver a una plantilla que trata de defender sus derechos, a una dirección encastillada en el “no”, a una ciudadanía harta de retrasos y aglomeraciones durante las horas en las que se desarrolla la huelga, y a un Ayuntamiento empequeñecido ante una empresa que parece tener más poderes que el propio Consistorio.

Junto a la materialización de la subida salarial pactada en convenio, los trabajadores y trabajadoras de AUZSA plantean otras reivindicaciones como la mejora del servicio para los usuarios, o el derecho a mear dignamente. En este último punto, cabe señalar que la empresa lleva décadas incumpliendo su compromiso de instalar aseos móviles en todos los finales de línea para que conductores y conductoras puedan hacer sus necesidades en un entorno adecuado.

Poco cabe esperar de una empresa que ordena arrancar el escaso tapizado que cubría los asientos de los viajeros, con el fin de ahorrarse el coste de su limpieza.

La dirección de AUZSA sigue fiel a aquella consigna que dio el mandamás de su predecesora TUZSA durante la huelga de 1986: “Cualquier concesión a los trabajadores será un triunfo para ellos”.

Por eso, ha llegado el momento de reconocer el fracaso de esta empresa a la hora de prestar un servicio de calidad a la población de Zaragoza, y de explorar la posibilidad de municipalizar la concesión. Gracias al error del anterior gobierno municipal, la ciudad perdió en 2013 la oportunidad de disfrutar de un servicio que conjugara la calidad para la ciudadanía y la dignidad para los trabajadores.

El equipo de Belloch decidió teledirigir el pliego de condiciones para bloquear la posibilidad de que la cooperativa de trabajadores pudiera optar a la concesión del servicio, beneficiando de ese modo a la única alternativa existente: la propia empresa. La ciudadanía zaragozana paga ahora este error político. Esperemos que el nuevo gobierno municipal, a pesar de su minoría en el Pleno, sea capaz de aportar soluciones duraderas.

 

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados