El día de los tramposos

17. agosto 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

Además del título de un magnífico western dirigido en 1970 por Joseph L. Mankiewicz, “El día de los tramposos” podría ser una denominación perfecta para definir lo acontecido ayer en París entre Nicolas Sarkozy y Angela Merkel.

 

La cancillera alemana y el presidente francés acordaron proponer a la UE la creación de un “verdadero gobierno económico”, que en esencia, se limita a la creación de un nuevo órgano institucional europeo, y a la inclusión de una cláusula limitadora del déficit público en las Constitucionales nacionales.

 

En cuanto al primer punto, puede dar la impresión de que Merkel y Sarkozy consideran que la Unión Europea tiene todavía pocas instancias oficiales, y que por eso pretenden crear una nueva en el marco de una era de recortes públicos y de austeridad presupuestaria.

 

Pero lo más llamativo es el segundo punto, es decir, la inclusión de preceptos constitucionales que limiten la acción de los gobiernos de los países UE en cuanto al déficit público. Quizá Merkel y Sarkozy piensan que este hipotético precepto iba a cumplirse mejor que otros enunciados socioeconómicos de nuestra Carta Magna que a menudo son ignorados por nuestros gobernantes como el derecho al trabajo, la progresividad fiscal, el acceso a una vivienda digna y adecuada, la regulación de los usos del suelo para evitar la especulación inmobiliaria, la existencia de un salario suficiente y de pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, o la instauración de prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo.

 

De hecho, sería una gran trampa que la limitación constitucional del déficit público se cumpliera y todo lo demás no. Además, puestos a prohibir, ¿por qué no se proscribe también el déficit privado teniendo en cuenta que éste ha demostrado ser más dañino para las economías familiares que el público? Y lo que es más importante: de cara a ese “verdadero” gobierno económico europeo que propugnan Merkel y Sarkozy, ¿asistiríamos a una armonización fiscal en el seno de la UE, eliminación de paraísos fiscales incluida?, ¿veríamos una equiparación salarial y laboral entre los países miembros, a fin de que las diferencias de poder adquisitivo entre sus poblaciones dejasen de ser obstáculos para el progreso económico conjunto?, ¿se igualarían los derechos sociales existentes en los Estados de la Unión Europea?

 

Sólo una respuesta afirmativa a estas tres preguntas podría sentar las bases para un “verdadero” gobierno económico en la UE, unas respuestas que ayer Merkel y Sarkozy no dieron, puesto que ni siquiera se plantearon las preguntas.

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados