El disputado voto del señor 176

29. mayo 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El PP y Ciudadanos han pactado con nacionalistas y con independentistas la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2017. Tras la luz verde marcada por la Ejecutiva Nacional de su partido, el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que fue elegido en una lista del PSOE, será el voto número 176 que PP y Ciudadanos necesitan para sacar adelante las cuentas de este año.

Por el camino, ya se había sellado un pacto entre los máximos defensores de la unidad de España, y un partido como el PNV en cuyo Documento Político dice aspirar al “reconocimiento de Euskadi como sujeto político con capacidad de decisión, superando el estatus y condición política y administrativa de parte subordinada de los Estados español y francés”.

También se ha comprado el voto de los nacionalistas de Coalición Canaria, a cambio de una inversión estatal de 1.362 millones para esta comunidad autónoma. Dinero al que hay que sumar el valor económico del voto de Pedro Quevedo, estimado en unos 204 millones de euros para el archipiélago.

Así pues, los máximos exponentes parlamentarios del nacionalismo español no tienen inconveniente alguno a la hora de mercadear la democracia con nacionalistas canarios o con independentistas vascos. El objetivo común de todos ellos es consolidar un modelo económico erróneo que incrementa el patrimonio de los más adinerados, a costa de precarizar las condiciones de vida de la clase trabajadora.

No es nada nuevo. Desde los tiempos de la Transición, las derechas nacionalistas vasca y catalana han jugado un papel fundamental en la aprobación de los Presupuestos y de otras leyes importantes presentadas por los gobiernos minoritarios del PSOE y del PP.

Como vemos, nada ha cambiado con la irrupción en el Congreso de dos nuevos partidos de ámbito estatal. El sistema electoral sigue siendo el mismo, el bipartidismo se ha desdoblado, y la gobernabilidad del Estado español sigue en manos de formaciones nacionalistas e independentistas, siempre dispuestas a vender sus votos a cambio de unos cuantos miles de millones de euros que dejan de llegar a otros territorios donde son más necesarios. Otra forma de “romper España”.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados